Colonias urbanas: una experiencia única

A pesar de “saber” a lo que iba, nunca me esperé que esta experiencia fuera así de única. Desde la organización de las actividades hasta la finalización con el “carnaval”, esos cuatro días que empezaban tempranito en la mañana con alguna dinámica de reflexión para nosotros los voluntarios y que terminaban tarde con los recuerdos de lo pasado en el día con los niños,  fueron inolvidables. Muchos de los voluntarios se conocían de antes, pero trabajamos en conjunto, sin dejar a nadie fuera, llegando a conocernos y forjando una fuerte conexión, lo que hizo que la relación entre todos nosotros fuera estupenda y que al fin y al cabo se traspasó a los niños.

Ver las caras de felicidad de los niños, y saber que lo estaban pasando bien, disfrutando y divirtiéndose gracias a nuestras actividades, juegos y los distintos talleres es algo impresionante. Todos estábamos ahí con gran entusiasmo para que esos pequeños pudieran pasar un buen rato, y lo logramos. Los talleres (Grafiti, Arte, Fotografía, Música y Teatro) se desarrollaron excelentemente y los niños los gozaron mucho, y pudieron exponer sus creaciones el último día en el “carnaval”. Lo mejor de todo fue que ellos eran los protagonistas e incluían sus propias ideas en las actividades. Estoy segura que conseguimos poner nuestro pequeño granito de arena en la vida de ellos y dejar una huella, al igual que ellos en nosotros.

Saber que no sólo ayudábamos a los niños sino también a sus familias es muy llenador. Siempre al final del día nos íbamos con la satisfacción que hacíamos felices a niños y adultos.

Creo que hablo por todos al decir que cuatro días se hicieron cortos. Y no sólo para los voluntarios, incluyo a los niños y sus familias. Me encantaba llegar a mi casa muy agotada, pero con un cansancio rico, con una sonrisa en la cara porque sabía que había hecho algo por alguien más y porque al día siguiente iría a hacer lo mismo. Recordaré por siempre las caritas de emoción y alegría de los pequeños, sus abrazos el último día, sus padres dándonos las gracias por haber cuidado a sus hijos, algo que sin duda fue nuestro placer y que terminamos los voluntarios siendo los compensados por el hecho que ellos confiaban en nosotros. Debo agradecer a todos los que hicieron esta experiencia algo irrepetible por darme estos recuerdos permanentes. No lo pienso dos veces: seguiré siendo voluntaria por el resto del año y por el próximo que viene.

Javiera Medina MatusColonias Urbanas: una experiencia única.

Una familia de Tokio.

En plena crisis el cine espiritual resiste y podemos ofrecer una interesante selección que puede servir tanto para los educadores como en los grupos de reflexión así como para elegir lo que nos interesa rescatar de la oferta de todo el año.

“Una familia de Tokio” de Yôji Yamada.
• Destacamos: Para lo imprescindible sobre lo urgente
• Sugerida: Grupos de matrimonios, escuelas de padres y grupos de la tercera edad
Elejimos en primer lugar una propuesta especial desde el punto de vista del cine espiritual. Se trata de una nueva adaptación de” Cuentos de Tokio” (1953) de Yasujiro Ozu que hereda la vertiente trascendente logrando filmar el alma de los protagonistas. Una pareja de ancianos van a Tokio a visitar a sus hijos, de los que cada uno va a la suya intentado sobrevivir, allí se convierte casi en unos sin techo. Pero una sorpresa les cambia de registro y le enfrenta a la verdad de la vida. Algunos personajes aparecen como trasparencia de la bondad y sirven para rescatar de las sobras a aquellos que se dejan ya que aparece una luz que desvela la trascendencia.

Crítica sobre “Una Familia de Tokio”

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Gravity” de Alfonso Cuarón

• Destacamos: Un itinerario para descubrir el sentido de la vida
• Sugerida: Para jóvenes que les gusta la ciencia-ficción
Tras una realización espectacular, un contendido existencial. La Dr. Ryan Stone (estupenda Sandra Bullock) y el veterano astronauta Matt Kowalski (sorprendente George Clooney) están reparando el telescopio espacial Hubble, cuando cae sobre ellos una lluvia de basura espacial que los desconecta de su nave y les deja desamparados en el infinito. En esta situación crítica, perdidos en el espacio, se enfrentan a sus motivaciones para seguir viviendo a través de una lucha casi imposible por volver a la Tierra. Con una realización sensacional y unos efectos especiales que apabulla, sumerge en la realidad virtual que representa. Probablemente cede demasiado terreno al espectáculo y simplifica el argumento pero esta opción la hace especialmente atractiva para el público que tiene garantizado el entretenimiento.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Hanna Arendt” de Margarethe von Trotta

• Destacamos: La oportunidad y actualidad de la reflexión sobre el mal
• Sugerida: Para los que quieran pensar aunque resulte incómodo
Intuición genial de von Trotta de rescatar de la memoria a Hannah Arent centrándose en su reflexión sobre la banalidad del mal. En el seguimiento del juicio del nazi Eichmann en Jesuralén Hannah, judía perseguida y sionista inicial, descubre que el mal se presenta bajo la apariencia de inconsciencia y su poder llega a contaminar a las propias víctimas que vejadas colaboran en el holocausto. Su mirada radical ocasiona el alejamiento de sus amigos sionistas como Jans Jonas y Kurt Blumenfeld. Solamente su esposo, su amiga la escritora Mary McCarthy y se secretaria permanecen a su lado las publicación de sus crónicas del juicio. Piensan que se ha equivocado sin embargo ella sigue creyendo en la radicalidad del bien.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“La bicicleta verde” de Haifaa Al-Mansour

Destacamos: El coraje de luchar por l libertad
Sugerida: Interesados en el diálogo interreligioso
La segregación de la mujer en Arabia Saudita contada en la primera película filmada íntegramente en este país, donde el cine está prohibido y no existen las salas de exhibición. Una bicicleta que es una bandera de la libertad, una niña que es una mujer coraje y una madre que traspasa la esperanza a la generación de su hija traman esta historia sencilla y entrañable. Nos adentra en interesantes matices más allá de la elección maniquea entre tradición y progreso apunta a la importancia de releer las raíces, incluidas las religiosas, mirando hacia el futuro. En su sencillez, la película es testimonialmente admirable, narrativamente sugerente, bien interpretada por las tres mujeres protagonistas y con un mensaje crítico a la vez que fresco, que sabe a autenticidad.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“12 años de esclavitud” de Steve McQueen

Destacamos: Como la igualdad en dignidad supone una conquista dolorosa donde la fe es inspiración
Sugerida: Para los que les gustan los grandes dramas cinematográficos.
Basada en la conmovedora autobiografía de Solomon Northup cuenta con la realización del londinese Steve McQueen, que ya ha mostrado preocupación por cuestiones religiosas. Salomon es un violinista negro casado y padre de familia que un día de 1841 es secuestrado en Washington y luego vendido como esclavo. Pero su capacidad de adaptación inteligente, de resistencia y de esperanza no decaerá en su lucha por volver junto a su familia.
La religión en primera instancia juega un papel negativo ya que algunos justifican desde ella la existencia de la esclavitud. Sin embargo en el momento central se descubre que “a los ojos de Dios” se plantea la innegable igualdad de todos los seres humanos constituidos como hijos y criaturas. Así el personaje encuentra en su fe un resorte definitivo para encontrar la bercha hacia la libertad

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Bárbara” de Christian Petzold

Destacamos: No es fácil elegir el camino de la bondad.
Sugerida: Para cinéfilos que admitan cargas de profundidad.
Alemania Oriental, 1980, la doctora Bárbara ha sido trasladada por razones disciplinarias por haber solicitado un permiso para salir del país). Esta decisión pone fin a su carrera al ser despedida de su empleo en el prestigioso hospital la Charité de Berlín Este, siendo desterrada a un pequeño hospital en las proximidades del Mar Báltico. Allí trabaja en la sección de cirugía pediátrica, en un departamento dirigido por André Reiser. La Stasi ordena a este último que se aproxime a ella para que la espíe, pero ella rechaza sus intentos de aproximación. El novio de Bárbara desde Berlín 0ccidental planea su fuga.
Un drama íntimo de elección. Donde decidir la bondad no resulta fácil pero donde siempre aparecen luces para alumbrar el sendero. Una realización excepcional que genera una atmósfera de autenticidad.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Antes del anochecer “de Richard Linklater

Destacamos: El amor no pasa pero es vulnerable y se transforma
Sugerida: Para parejas, grupos de matrimonios, cursillos
Linklater en su trilogía sobre el amor sigue a una pareja en sus vicisitudes. Les conocimos en Viena cuando viven el flechazo del amor romántico en “Antes de amanecer” (1995) que no sabemos si se consolida. Nos los reencontramos 9 años después en “Antes del atardecer” (2004) durante una estancia en París donde se produce el reencuentro. Y otros 9 años después ya como familia con dos hijas nos los reencontramos ahora en Grecia. Ha llegado el tiempo de la crisis, del cansancio donde ya se deja de esperar en el otro y donde el diálogo se llena de vacío. Y a pesar de todo el amor perdura, maltrecho y herido, pero milagrosamente hacia adelante.

Crítica de “Antes del anochecer”

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Cristiada” de Dean Wright

Destacamos: La medida cristiana frente a la violencia es el amor
Sugerida: Para creyentes dispuestos a contrastarse en situaciones-límite
Un estreno flojo y tardío en el mes de abril del 2013, con una distribución novata llevo al Cristiada a pasar sin pena ni gloria por la cartelera. Sin embargo, es una película valiosa, bien realizada a pesar de que entrar en un período de la historia de México especialmente conflictivo y con el tema de fondo del uso de la violencia por los cristianos.

 

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

Creo que he visto una luz.. al otro lado del río.

Entre mares y ríos nos movimos. El encuentro lo abrió la Palabra: “Hemos remado toda la noche, y no hemos pescado nada”. Partimos de las dificultades que los agentes de pastoral participantes habíamos detectado en los procesos con jóvenes, tanto para iniciar y continuar procesos como para realizar el anuncio explícito de Jesús a los jóvenes.

Con ellas en las manos, Juan Carlos García Domene, sacerdote diocesano, miembro del Seminario permanente del Foro Ignacio Ellacuría y profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad y del Instituto Teológico San Fulgencio de Murcia, fue dibujando un panorama en lo cultural y eclesial adornado con múltiples grietas.

Desplegó un mapa lleno de fisuras, que añadía aún más dificultades a las que nosotros llevábamos, nos colocó en nuevos areópagos, en los que ni siquiera es nuevo lo que llevamos, ni los jóvenes van porque tengan algún interés y donde manda el primado de la emoción, más difícil que el primado de la razón de los tiempos de Pablo. Ponía así en boca de los jóvenes el estribillo de Melocos: “Cuando tenga valor para hablar diré que tengo miedo de vivir sin volver a escuchar cómo suena un te quiero…”.

…Porque: difícil ≠  imposible, somos mucho más que dos, somos capaces de expresar lo que somos, la música de la fe empieza desde el primer compás y las grietas que quedan entre las vivencias de la noche, la movilidad, el cuerpo, el sexo, el consumo o el renacer de lo religioso, permiten abrir caminos hacia el encuentro con Dios. Son ambivalentes y contradictorias, y con eso jugamos.

Y además nos dio algunas claves teológicas:

Tenemos un Padre que espera desesperadamente.

La gracia hace su parte, solo hay que dejarle su espacio.

La palabra tiene fuerza, y ellos necesitan palabras, y la Biblia es una fuente inagotable de historias compartidas.

Somos hermanos, sin complejos ni pretensiones.

Y los pobres son el rellano de la escalera en el que nos podemos encontrar todos.

Tras una tarde de trabajo por talleres, a cada una de las dificultades se le emparejó un reto esperanzador: Al final de la tarde la oración nos anunciaba una Palabra más esperanzadora… “Boga mar adentro y echa las redes de nuevo”…y de fondo Jorge Drexler viendo luces “al otro lado del río”.

Este artículo es un extracto
Pertenece al Testimonio Elaborado por Begoña Gómez. Septiembre 2010. Revista Presencia.

¿Quieres leer todo el Testimonio?. Descargalo desde aquí: