Dios se nos con-mueve

Bloquea estas fechas en tu agenda.

27-28 DE SEPTIEMBRE DE 2014.

XIII ESCUELA DE PASTORAL CON JÓVENES.

Aquí tienes avance del programa e información ampliada.

De momento os dejamos con este vídeo de las primeras jornadas de la edición anterior, para que recordéis algunos momentos:

Encuentro preparatorio de la Escuela de Pastoral con Jóvenes 2014 (León)

Todo comenzó en Vitoria 2013 en nuestro primer encuentro de líderes pastorales… Aunque no sabíamos muy bien qué teníamos que hacer, desde ese momento comenzamos a trabajar juntos para participar en la XII Escuela de Pastoral Juvenil en Madrid, y allí estuvimos dando el callo en la parte que nos encomendaron. No debió salir muy mal…ya que de nuevo desde la coordinación nos han vuelto a juntar, esta vez en León.

Fue llegar el viernes y ser casi todas caras conocidas, de alegría por el reencuentro y algo de incertidumbre por lo que nos iba a deparar el fin de semana que se preveía intenso.

El sábado fue un día muy largo, de mucho trabajo pero también de mucha fraternidad, vida e Iglesia. Comenzamos con unos breves aspectos organizativos, horarios, fechas  para estructurar un poco nuestras cabezas algo perdidas y tras esto comenzamos desde la oración para ayudarnos y darnos luz a lo largo del día. Koldo nos dio las claves sobre un documento acerca de la misericordia y con unas breves reseñas nos dispusimos a tener un tiempo personal para orar a la luz de la palabra. Tras la oración y un compartir donde fue muy gratificante escucharnos los unos a los otros, comenzó la presentación de lo que iba a ser nuestra misión de cara a la XIII EPJ bajo el lema “Dios se/nos con-mueve”: organizar la mañana del domingo para dar claves de cómo trabajar una pastoral juvenil de la misericordia. Tras una tarde también muy intensa de grandes ideas, reflexiones, palabras, escucha… un parón, mentalmente necesario (el tapeo por León viene muy bien para aclarar las ideas) y retomar el trabajo a las 12 de la noche, finalmente… ¡Lo conseguimos!

El domingo recibimos un gran regalo, visita a la Catedral de León con una gran explicación histórico-catequética por parte del Vicario de Pastoral de la diócesis de León, Jesús Miguel, de la que todos disfrutamos. Al terminar y tras un breve momento de cierre del trabajo realizado para que todo salga genial, nos dispusimos a ir a la Parroquia de la Purísima donde fuimos muy bien acogidos a celebrar la eucaristía. Durante la homilía, y dado que se celebraba el día de la Misericordia para toda la Iglesia, el párroco nos habló de la misma y nos dimos cuenta de cómo Dios se hizo una vez más escuchar a través de su palabra, para darle aún más fuerza y sentido a todo lo trabajado durante estos días.

Finalmente, nos despedimos con alegría por saber que nos veremos en el encuentro el 27-28 de Septiembre en Madrid y que seguiremos en contacto. Solo nos queda agradecer todo lo que ha habido detrás de este encuentro, desde la acogida por parte de la Diócesis de León a la comida, el servicio… y pedir a Dios por la Escuela de Pastoral, que sea un lugar de encuentro, escucha, fraternidad y crecimiento para todos.

Ahora está en tu mano… no te quedes con la intriga de qué hemos preparado… ¡Te esperamos!

Fuente original:

Escuela de Pastoral con Jóvenes

“No hace falta saber que vas a morir, para empezar a vivir”

En la Pascua Joven, al finalizar la dinámica de la mañana, Miguel, nos propuso ver un emotivo vídeo de Zach Sobiech.

Zach Sobiech es un joven de 17 años diagnosticado con osteosarcoma. Este mini-documental narra la historia de su vida, la cual merece definitivamente ser escuchada.  Zach es un ejemplo de como seguir adelante a pesar de todo. Personalmente, este video me ha cambiado y me ha hecho darme cuenta de lo que verdaderamente vale la pena en la vida.

Su canción ‘Clouds’ puede comprarse en Itunes, el dinero va a la Organización de Investigación de Cancer en Niños.http://www.childrenscancer.org/zach

Zach murió el pasado 20 de Mayo de 2013. Gracias por compartir tu historia Zach. 

Aquí la letra de la canción:

Letra de Clouds.

Bueno me caí abajo, abajo, abajo
En este agujero oscuro y solitario
No había nadie que me importa
Y que necesitaba una forma de escalar y agarra el borde
Estaba sentado allí sosteniendo una cuerda
Y que iremos para arriba, arriba, arriba
Pero podrá volar un poco más alto
Iremos para arriba en las nubes porque la vista es un poco mejor
Hasta aquí mi querido
No pasará mucho tiempo, ya no falta mucho

Cuando regrese a tierra
Bueno nunca llegaré mi oportunidad
Prepárate vivir y podrá ser arrancado de las manos
Tal vez algún día tomaremos un pequeño paseo
Vamos a ir para arriba, arriba, arriba y todo estará bien
Y que iremos para arriba, arriba, arriba
Pero podrá volar un poco más alto
Iremos para arriba en las nubes porque la vista es un poco mejor
Hasta aquí mi querido
No pasará mucho tiempo, ya no falta mucho
Si sólo tuviera un poco más tiempo
Si sólo tuviera un poco más tiempo contigo
Podríamos ir para arriba, arriba, arriba
Y tomar ese pequeño paseo
Y ahí la mano
Y todo iba a estar bien
Y tal vez algún día te veré otra vez
A flotamos en las nubes y nunca veremos el final
Y que iremos para arriba, arriba, arriba
Pero podrá volar un poco más alto
Iremos para arriba en las nubes porque la vista es un poco mejor
Hasta aquí mi querido
No pasará mucho tiempo, ya no falta mucho

Los Juegos del Hombre

Como muchos sabéis, esta Semana Santa nos hemos juntado jóvenes de distintas parroquias y grupos relacionados con Adsis a vivir una experiencia diferente, en la Pascua Joven de Adsis, que este año iba en torno al lema “Los Juegos del Hombre”, ya que toda la pascua iba relacionada con las películas de los Juegos del Hambre.

4 días especiales en los que hemos vivido experiencias muy intensas, que nos han hecho reflexionar sobre nuestra manera de vivir, de relacionarnos y de entender la Pascua de Jesús. A lo largo de la pascua han salido temas, reuniones, análisis, experiencias…  relacionados con la solidaridad, la coherencia, con nuestra manera de estar en el mundo, y que nos han ayudado a crecer como personas, en torno a los valores de Jesús.

La charla de Alfredo, Zoraida, reflexiones personales y de grupo en las que nos hemos tenido que posicionar ante distintos dilemas, celebraciones donde compartir nuestras vivencias y sentimientos, …. necesitaré una temporada para poder asimilar tantas experiencias vividas en tan poco tiempo. Finalizamos con una celebración el sábado en la que haciendo guiños a la película de la Pascua, pasamos de la oscuridad a la luz, y celebramos que Jesús ha resucitado, venciendo a la oscuridad.

Aquí podéis ver en algunas fotos un pequeño resumen de lo vivido.

 

Si participaste en la pascua joven y quieres que te enviemos toda la colección de fotos, solicítalo aquí y te enviaremos lo más rápidamente que podamos un enlace de descarga a tu correo electrónico

 

El viernes santo, hicimos una actividad en distintos grupos por la mañana, que culminó con la visualización de la experiencia de zach, que podéis visualizar en el artículo contiguo a este de la web.

 

Taller de Apertura a la Trascendencia

El domingo 9 de marzo algunos jóvenes de la parroquia San Francisco de Paula y del barrio participamos del taller “Apertura a la trascendencia” coordinado por Mariángeles y María Isabel, en el cual miramos hacia adentro de nuestra persona y nuestro ser. Algunos de los temas fueron; la imagen que tengo de mí mismo -rasgos positivos y negativos que siento que tengo-, el impacto del entorno material, la sensibilidad… El encuentro fue en el jardín de infantes de la parroquia.

A lo largo de la jornada tuvimos espacio para cada uno trabajar, reflexionar y expresarnos mediante palabras, imágenes, dibujos, pintura y compartir en grupo. También compartimos el almuerzo y un rato de “7 remate”. Fue un espacio abierto a la expresión, participación, y reflexión de cada uno, donde pudimos opinar, participar e intentar encontrarnos con nosotros mismos. Y así terminamos…

Mauro: Tranquilo, 

Yanina; contenta. 

Agustín; profundizando

Luciana; conforme

Rocío; saciada

Flor; animada

Virginia: Liberada

Diego: Reflexionando

Lucía: Insatisfecha

 

 

Reflexiones junto al Pozo de Sicar.

Monseñor Julio Parrilla, obispo de Riobamba, llama la atención sobre un pasaje del evangelio atribuido a Juan, que ocurre en Sicar, una población de Samaria, a la que ha llegado Jesús tras un largo peregrinar por caseríos, aldeas y sinagogas. Cansado de tanto andar, se sienta junto al pozo. Una samaritana desconocida se pone a conversar con Jesús. Según Parrilla, “Jesús entabla con ella un diálogo que, a la postre, será un encuentro liberador. Sicar es, sin duda, un lugar de escucha y de encuentro”, en el que Jesús rompe prejuicios (los judíos no trataban con los samaritanos), y entre ambos hablan de “las esperanzas y las miserias que acompañan el diario vivir”.

Escuchar y encontrarse con el prójimo ha sido una consecuencia de la misión evangelizadora de monseñor Parrilla; su pensamiento ha tomado en cuenta, especialmente, a la gente común “que cada día trabaja, lucha, piensa, sueña, se encuentra y se desencuentra”. El reciente libro de Julio Parrilla, Reflexiones junto al pozo de Sicar (Bogotá, Intermedio, 2014), recoge las que él llama “conversaciones”, que traen una meditación serena que surge despacio y que muestra compasión y respeto por el otro, y nos exige cotidianamente ser mejores personas haciendo algo concreto por quien está necesitado.

El libro aborda el imperioso cuidado que debemos tener con la Tierra, nuestro único hábitat; alerta sobre el tipo de familia que estamos alentando; subraya la necesidad de luchar; expresa el horror ante los asesinatos y las desapariciones de mujeres, “esa violencia maldita que corroe el corazón del hombre”; critica aquella educación que cree que la calidad es solo un asunto académico, olvidándose de tocar el corazón y el espíritu de las personas; cuestiona cómo, por dinero, estamos “dispuestos a perder la moral”; en fin, invita a reflexionar en el morir humanamente como resultado de un vivir humanamente.

Citando a Gandhi, Maquiavelo, Malraux, Pavese, Cervantes, Quevedo, Ana María Matute, Gabriela Mistral, Rosalía de Castro, o Wilde, monseñor Parrilla sabe de la centralidad de la lectura (él ha cuestionado el escándalo de los políticos que no leen), no para sustituir la realidad, sino como una ayuda para comprender las vicisitudes de quien camina en busca de la paz personal y grupal. Estos escritos nos confirman asuntos importantes: nos hacen ver que un mundo más equitativo es posible gracias a la mínima atención que cotidianamente debemos poner en el prójimo desamparado. Es un llamado a la cultura de la no violencia que exalta la dignidad humana.

Al utilizar su propia experiencia vital, o los cuentos de los abuelos, el mensaje de Parrilla interesa por su sencillez, claridad y contundencia: “Yo creo que la Iglesia tendría que ser la casa grande, un hogar, para todos aquellos que buscan, se preguntan y sufren en medio del dolor y el desastre”. Sus reflexiones ayudan a entender el evangelio que, como toda gran obra literaria, está lleno de misterios difíciles de descifrar. Aboga por hallar una armonía en medio de la fragmentación a la que nos arrastra la vida actual. Frente a las engañosas promesas de la publicidad y de las ideologías, prefiere lo esencial de las pequeñas cosas: los gestos solidarios que verdaderamente nos transforman.

Aquí el libro disponible para Ecuador

Por Fernando Balseca.
Tomado de eluniverso.com