El vaticano y las redes sociales

“Les compartimos este graffiti que vimos hoy”, dice en español el mensaje, que en inglés precisa que fue descubierto en una calle de Roma cerca del Vaticano. “Es un mensaje divertido, enviado por alguien del Ministerio de las Comunicaciones Sociales y dirigido, sobre todo, a la gente que se ocupa de comunicar en el mundo”, explicó un encargado de esa oficina vaticana.

La imagen muestra a una suerte de superpontífice, comprometido en la lucha por el bien de la Iglesia con el arma de los valores. En el graffiti aparece el Papa vestido de blanco volando al estilo del célebre superhéroe.

El papa argentino Francisco ha sido la personalidad “política” más popular en internet entre marzo y diciembre de 2013, según un estudio divulgado este martes por el sitio católico Aleteia. De hecho, el nombre del primer pontífice latinoamericano es el más buscado cada mes en Google, con 1,7 millones de consultas. Es también el más mencionado a nivel mundial por la red, con 49 millones de referencias.

La jerarquía de la Iglesia católica suele utilizar, desde hace algunos años, todos los medios a su alcance para comunicarse con los católicos de todo el mundo e incluso el Papa tiene una cuenta personal en Twitter.

La presencia en las redes sociales siempre fue alentada por el papa argentino en un deseo de transparencia tras los años marcados por los escándalos, como el de los sacerdotes pedófilos.

“Con su revolución suave”

Hasta la Rolling Stone se vio seducida por el papa Francisco. Por primera vez, el magazine norteamericano especializado en rock, música  y cultura llevó a una máxima autoridad de la Iglesia católica a su portada. La publicación sorprende, ya que Jorge Bergoglio lidera una institución que, a raíz de su conservadurismo doctrinario, en otros tiempos no hubiese sido de interés entre el público al que está orientado la revista: los jóvenes.

El artículo, titulado “Los tiempos están cambiando” -en clara alusión al álbum y canción homónima interpretada por la leyenda del rock de protesta Bob Dylan-, destaca lo “mucho que hace” el Sumo Pontífice para diferenciarse de sus predecesores y constituirse a sí mismo como el “papa del pueblo”.

Fuente original: Infobae

¿Superhéroes? Ni mucho menos …

Hace unos días vi esta imagen en Twitter, en concreto retuiteada por un grupo de curas que se mueven bastante por las redes sociales. Otro sacerdote la había tuiteado con esta frase: «Dentro de cada sacerdote hay un superhéroe». Y he de decir que rápidamente, nada más ver la imagen y la frase, algo me sonó mal… No pude evitar responder con otro tuit: «Dentro de cada sacerdote hay un hombre frágil, al que Dios ama y en el que confía para ser su instrumento. Nada más…». Y es que yo no me siento un superhéroe, ni mucho menos. Ni lo soy, ni quiero serlo, ni creo que Dios me pida que lo sea…

Ese tipo de afirmaciones sobre la “heroicidad” del sacerdote no hacen sino alimentar una concepción del ministerio sacerdotal como un estado de vida “superior” al resto, como si fuéramos los salvadores de la gente o algo así. Y mira que san Pablo nos recuerda que«llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que se vea que su fuerza procede de Dios y no de nosotros» (2 Cor 4,7). Pero a veces no terminamos de creernos que somos barro que Dios ha elegido y en el que ha confiado para una misión, y este tipo de mentalidades creo que nos hacen un flaco favor a los curas y a la Iglesia. La vida de todo sacerdote —como la de otras vocaciones— es un servicio a la Iglesia, al mundo, y está llamada a ser signo de un Amor que va más allá de todos los amores. Los curas, conscientes de nuestra fragilidad, nos sentimos una y otra vez desbordados por un Amor del que nunca somos dignos merecedores ni depositarios. Y a los primeros que este Amor nos salva es a nosotros…

El mismo Papa Francisco, hace un mes, expresaba que los graffitis en los que se le había dibujado como un ‘superman’, le resultaban ofensivos. Porque el Papa —decía— «es una persona normal». Si nos creemos superhéroes, será porque no somos conscientes —como María— de la humildad de ser siervos, o porque confiamos más en la fuerza de nuestras acciones que en el Amor de quien las impulsa. Con estas expresiones de exaltación del sacerdote se puede confundir a la gente, haciéndoles creer que somos más de lo que somos, y —lo que es peor— provocando que sus expectativas sobre nosotros excedan los límites de nuestra vocación: ser pinceles, no pintores; ser cauces, no fuentes; ser un reflejo, no la Luz…

No nos pidáis que seamos superhéroes; pedidnos que seamos hombres de Dios. Es lo que Él espera de nosotros. Nada más… y nada menos.

Guzmán Pérez es salesiano y sacerdote
Tomado de: Al tercer día

 

33 ongs y la campaña Somos

Un 80% de la población española confía en el trabajo de las ONG, lo considera importante, pero solo 1 de cada 10 colabora con alguna de ellas de forma sostenida. Los españoles nos volcamos de manera extraordinaria en situaciones de emergencia, como es el caso del terremoto de Haití o el tsunami de Japón, pero seguimos a la cola de Europa en cuanto a volumen de personas socias de ONG. Por eso en esta tercera edición de la campaña SOMOS, nos preguntamos esto:“¿SOMOS O NO SOMOS?”solidarios.

La campaña SOMOS nace a iniciativa de varias ONG, entre las que se encuentra Fundación ADSIS englobadas en laAsociación Española de Fundraising (AEFr), que buscan promover una mayor cultura de la solidaridad en España. En esta su tercera edición, suma los esfuerzos de 33 ONG y cuenta con la colaboración desinteresada de seis rostros conocidos de nuestro país: Ana Duato, Ana Pastor, Àngels Barceló, Carlos Sobera, Francine Gálvez y Jesús Calleja, protagonistas de la campaña junto a varias personas anónimas que colaboran con las ONG.

Como singularidad este año, SOMOS busca la colaboración ciudadana a través del envío de SMS solidarios al 28014 con la palabra SOMOS, como primer paso de colaboración con las ONG que participan en la campaña y cuyas actividades se centran en 6 causas principales: Hambre y Pobreza, Infancia, Educación, Emergencias, Salud e Investigación, Discapacidad y Exclusión Social.

LA SOLIDARIDAD ESPAÑOLA EN CIFRAS

La sociedad española se ha demostrado siempre tremendamente generosa en situaciones de emergencia. Se vuelca en brindar ayuda económica ante las catástrofes, y así lo demuestran algunos de los datos más recientes: ante los destrozos causados por el tifón Hayán en Filipinas, España fue el tercer país más generoso del mundo, al aportar en plena crisis económica cerca de 192 millones de Euros al fondo de ayuda. De ellos, 72 millones correspondieron a donaciones privadas, superando la ayuda de emergencia del propio Gobierno español.

Sin embargo, España sigue siendo uno de los países con menos donantes de Europa. Según un estudio elaborado por Bain&Company, en 2012, solo un 20% de la población española era socia o donante puntual de alguna ONG, frente al 56% del Reino Unido o el 53% de Francia. Cifras que caen más si se habla solo de socios regulares: solo un 10% de los españoles es socio de alguna ONG, frente al 31% del Reino Unido o el 16% de Francia. Nuestro margen de crecimiento en este sentido es por lo tanto muy amplio; máxime si tenemos en cuenta cuál es la opinión de los españoles respecto al trabajo que desarrollan las ONG:El 80% de los españoles afirma tener mucha o total confianza en las ONG, en línea con lo que opinan nuestros vecinos europeos; el 65% cree que su aportación puede contribuir a acabar con el hambre y la injusticia; el 79% está de acuerdo en que no se hace lo suficiente por combatir la pobreza y la desigualdad en nuestro país y 3 de cada 4 creen que es importante seguir ayudando a otros países. De hecho, la Unión Europea ha prometido aumentar el nivel de la ayuda a países en vías de desarrollo y un 76% de los españoles está de acuerdo.

Algo nada extraño, dado el efecto real de la solidaridad. Según un estudio elaborado por Bain&Company para la campaña SOMOS 2013, titulado “El impacto de las aportaciones de los socios de las ONG en España”, por cada Euro que se invierte en solidaridad, éste puede generar un impacto real en la sociedad de 9 veces su valor.

La campaña SOMOS 2014, que arranca ahora, lanza este año un RETO a la sociedad española para que se comprometa con una causa a largo plazo, según ha manifestado esta mañana en rueda de prensa Carmen Gayo, Presidenta de la AEFr: “En esta tercera edición de la campaña SOMOS queremos lanzar un reto a la sociedad española y animarla a que se acerque a las ONG, que vean su trabajo y la fundamental y positiva labor que desarrollan. No podemos quedarnos solo en las opiniones, tenemos que pasar a los hechos. ¿SOMOS O NO SOMOS?”. Para ello, se pide que los ciudadanos envíen un SMS solidario con la palabra “SOMOS” al 28014 y hagan una donación de 1,20 Euros, como primer paso de colaboración con una ONG. Todo el que envíe este mensaje recibirá una respuesta en la que se le invita a elegir una ONG o causa con la que colaborar. Las aportaciones recibidas se repartirán entre las diferentes organizaciones que forman parte de la campaña y que trabajan en los 6 campos descritos previamente.

6 DE JUNIO, EL DÍA SOMOS

Como cierre, el 6 de junio se celebrará el DÍA SOMOS, una fecha en la que se conmemora el  orgullo de ser socio de una ONG, visibilizando simbólicamente su trabajo en favor de los colectivos más vulnerables a través del arte. La actividad principal ese día se llevará a cabo en el centro de Madrid, donde 6 artistas urbanos dibujarán una obra colaborativa urbana, acompañados por socios, voluntarios y ciudadanos en general.

Fuente original y más información: Fundación Adsis