Las 10 mejores películas de cine espiritual

Con el final de año desde la Semana de cine espiritual nos presentan las 10 mejores películas del cine espiritual de este año. Cualquiera puede ser un buen regalo. También podrían estar otras como “Sueños de invierno” de Nuri Bilge Ceylan o “Boyhood” de Richard Linklater pero no parecieron suficientemente esperanzadas. También podrían estar algunas producciones interesantes desde el punto de vista espiritual como “Espacio interior” de Kay Palange o “Thomas vive”de Antonio Cuadri pero como cine eran obras sencillas. Así que esta es la selección de este año.

– “Ida” de Pawel Pawlikowski

Esta historia de una novicia ha recibido importantes reconocimientos como la mejor película y el mejor director y guión en los Premios del Cine Europeo de este año y así mismo es candidata a los Oscar y a los Globos de Oro a la mejor película extranjera. Anna, una joven huérfana, cuando está a punto de hacer sus votos tiene dudas y su responsable en la comunidad religiosa le invita a que visite a su tía Wanda. Esta salida en busca de su identidad le enfrentará al descubrimiento de su origen y le contrastará con el modelo caduco de su tía, una jueza comunista que da ido perdiendo el horizonte ahogándose en su pasado. Una reflexión sobre las raíces personales y colectivas con una significativa referencia religiosa.
– “Philomena” de Stephen Frears

Cuatro nominaciones a los Oscar presentan esta película de contrastes con una magnífica actuación de Judi Dench. El primer contraste se produce entre Philomena, una anciana enfermera que ha tenido una vida humilde y que ahora busca al hijo que le arrebataron para darlo en adopción, y el periodista Martin Sixsmith que acaba de perder su trabajo como asesor del Partido Laborista. Dos mundos distantes que acabarán por encontrarse. El segundo será el de la fe sencilla y profunda de Philomena en contraste con la fe endurecida y encubridora de la verdad de unas monjas que han “perdido el oremus”.
– “La sal de la tierra” de Wim Wendersy Juliano Salgado

Dos maestros se dan cita. El fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado y el cineasta alemán Wim Wenders. Este documental, de nombre bíblico, trata sobre el itinerario de denuncia fotográfica y la trayectoria vital de Salgado. Un camino de descenso a los infiernos del mundo. Le acompañaremos, junto con su cámara, a Etiopía, Congo o Ruanda donde descubriremos de devastación del hambre y la sequía, de la muerte y la barbarie. Trabajaremos en las minas de oro de Sierra Pelada Brasil. Seremos testigos de las consecuencias de la guerra del Golfo o acompañaremos a los refugiados del planeta en Mozambique, Sudán, Vietnam o la ex Yugoslavia. La belleza para retratar del dolor al servicio de la denuncia. Y más allá de la noche una verde esperanza que permite seguir diciendo “Y vio Dios que todo era muy bueno”.
– “Noé” de Darren Aronofsky

Una interesante reinterpretación del texto bíblico introduciendo en el relato algunas novedades que mantienen la fidelidad al mensaje central del libro del Génesis. Sobre el fondo de la lucha, en el corazón de los hombres, entre el bien y el mal van apareciendo los distintos personajes. Así Noé no será un héroe clásico sino el ser humano que entre dudas y dolor busca la voluntad de Dios. Naameh, su esposa, y su nuera, Ila, representan la familia y son las defensoras de la vida. En el horizonte, el Dios compasivo fiel a la alianza incluso tras las traiciones humanas (Tubal-Caín).

– “Trash, ladrones de esperanza” de Stephen Daldry

Desde las favelas de Brasil nos llega esta aventura de tres jóvenes que se enfrentan a la corrupción política y policial con la única arma de su honestidad y la ayuda de un viejo sacerdote y una voluntaria norteamericana. Cine-fábula de denuncia sobre las desigualdades sociales y donde la fe es un motivo para la esperanza y donde el dinero no tiene la última palabra. Un “Slumdog Millionaire” de tono latino y donde la iglesia sí es un hospital de campaña.
“Nunca es demasiado tarde” de Uberto Pasolini

Una historia sobre la trasparencia de la bondad en el personaje de John May, un encargado de organizar los funerales por los muertos que nadie reclama. Donde la gratuidad se desborda en un exceso de atención que la administración municipal no está dispuesta a asumir. Donde el protagonista, un hombre solitario y misterioso, descubre en los recuerdos de los difuntos los rastros sus personas y sus vidas así como su propia razón para vivir. Y además cuenta con una hermosa confesión de la comunión de los santos.
–  “Cuando todo está perdido” de J.C. Chandor

En pleno océano Índico, en un velero solitario, un hombre casi anciano tiene un accidente cuando en la noche choca contra un contenedor. La película nos mostrará su lucha paciente y resistente por sobrevivir, en una mezcla de audacia, ingenio y fuerza espiritual para enfrentarse a las pruebas y la dureza de un mar tempestuoso. Genial Robert Redford este papel que es un permanente “salto sin red”, con un montaje y sonido excepcionales y con uno de los mejores finales del cine espiritual reciente.
– “Las vidas de Grace” de Destin Cretton

Nos ofrece el camino reconciliación Grace con su pasado. Para ello su vida cuenta con dos grandes apoyos. Por una parte, su trabajo en “Short Term 12” como educadora en un centro con chicos en situación de riesgo, que son el espejo de su propia vida. A pesar de su juventud es una supervisora eficaz, cercana y generosa, de ellos acoge sus heridas pero ellos le devuelven su confianza. Además cuenta con el apoyo incondicional Mason, compañero de vida y trabajo, que ha recibido el amor gratuito en su familia y sabe lo que es vivir de la fe.
– “Blanca como la nieve, roja como la sangre” de Giacomo Campiotti

La conmovedora historia de un joven de 16 años, enfrentado a una difícil experiencia que le lleva a redefinir sus sentimientos en cuanto a amistad y amor, vida y muerte, y a aprender la importancia de cumplir sus sueños. “Siempre me he preguntado por qué el amor y la sangre son del mismo color: ahora ya lo sé”. Nueva película sobre la enfermedad incurable en los jóvenes, también en este año hemos tenido “Bajo la misma estrella”, en este caso basada en un éxito literario de Alessandro D’Avenia, con la “Divina Comedia” como fondo, una realización de tono juvenil y con una clara apertura a Dios como misterio de amor.
– “El sueño de Ellis” de James Gray 

En 1921, Ewa y su hermana Magda tienen que abandonar su Polonia natal y emigran a Nueva York. Cuando llegan a la isla de Ellis, a Magda, enferma de tuberculosis, la ponen en cuarentena. Ewa se deberá enfrentar sola a la supervivencia y así conocerá a Bruno, un chulo que a base de engaños le llevará a la prostitución. Historia bien contada con una sólida dirección y con la presencia de la fe como fuente de resistencia de la protagonista. Ewa desde su apertura a Dios logrará trastocar la dura realidad y descubrir el perdón e incluso la añorada felicidad.

 

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

Lo que hemos aprendido de las personas

Con estas líneas, que amablemente Bego me ha invitado a escribir, quiero compartir aquello que me ha acompañado durante tantos años con los hermanos del Movimiento Adsis:
la sensación de incapacidad y pequeñez para comprometerme con los pobres. Y la admiración por la capacidad de tantos hermanos para estar presentes con audacia y valentía.

Como tantos hermanos he vivido la urgencia por salir a la calle, por acercarme y por buscar a aquellos que no tienen oportunidad de vivir dignamente, y tal vez por eso decidí ser médico. Así quería aportar mi granito de arena para luchar contra la pobreza y la enfermedad.

Entre los pobres, donde mi deseo y mi impotencia se encontraron, cobró fuerza la cercanía de los compañeros de camino, de los hermanos Adsis. Con ellos he aprendido que acompañar a las personas no es con fuerza y capacidad, sino que sencillamente es “estar presente” y “dejarse hacer”. Ellos me han enseñado a estar ahí, atento y dejando que mi corazón se llene de la vida de todos.

Nuestra historia me ha acercado a los pobres. Recuerdo que con Teresa, acabando los estudios de medicina, visitamos Pamplona. Allí vivían los hermanos de la comunidad Adsis con cincuenta familias gitanas que recorriendo el norte de la península se asentaron en chabolas y más tarde en las casas prefabricadas del poblado Santa Lucía. Quedamos seducidos por las personas y por la presencia de unos jóvenes viviendo entre esas familias. Regresamos a Barcelona con nuestro “corazón tocado” y nos acercamos a los barrios de “Bon Pastor”, de “El Carmel” y de “Meridiana”, junto a los hermanos Adsis. Buscamos, así, estar entre la gente sencilla, convencidos de que ese era el lugar en el que queríamos vivir.

Acabamos la carrera y nos fuimos a Pamplona, donde ya muestro corazón había quedado seducido por las familias de Santa Lucía. Lo teníamos claro, queríamos vivir allí. Aún recuerdo el día que llegué, subiendo de noche por la empinada cuesta del poblado, pensando qué iba a suceder y qué aventuras viviríamos. De nuevo la sensación de pequeñez se apoderaba de mi, pero me sentía alentado, porque no estaba solo, estaban mis hermanos.

Llegamos a Pamplona por un año… ¡y nos quedamos otros trece!. Nos casamos allí entre las familias gitanas y allí nacieron nuestros hijos mayores. Fueron años extraordinarios, donde crecimos y aprendimos a ser amigos de cada familia, a alegrarnos, a sufrir y a llorar con ellos. Las tardes frente al fuego de su casa, los paseos y las sentadas en “la cuesta”, las reuniones y los interminables diálogos para buscar soluciones a tantos problemas, la fiesta compartida, la alegría por los niños que nacían, el dolor por aquellos que nos dejaban…,”todo” daba sentido a  “toda” nuestra vida. Poco a poco florecían iniciativas y propuestas por “salir de esta miseria, cuanto antes sea mejor “… como decían nuestros vecinos. Fueron años en los que aprendimos a esperar, a creer que todo era posible y que permaneciendo junto a las personas, fructificarían los anhelos por una vida justa y digna. No se trataba de saber, sino de permanecer y de dejarnos hacer, siendo esta nuestra única certeza. Es y será difícil borrar de nuestro corazón la experiencia vivida que ha conformado nuestra manera de entender la realidad. Es difícil expresarla, pero siempre hemos querido transmitir la esperanza que anida en el sentido profundo de lo que hacemos.

Con el tiempo, las comunidades Adsis me dieron la oportunidad de iniciar un nuevo camino dando forma al programa de Cooperación, acompañando su presencia en Chile, Ecuador, Uruguay, Argentina y más tarde en Perú y en Bolivia. Aprendimos a gestionar proyectos y programas y con ello dar apoyo a hermanos, a compañeros y a muchos amigos en América. De nuevo recordaba que lo que importa es permanecer y acompañar a las personas y a las comunidades, aprendiendo en el camino. En los viajes que pude realizar, otra vez me sentí pequeño ante la realidad y ante la entrega y la fortaleza de tantos. Doy gracias por todo lo que durante esos años aprendí de los hermanos y los compañeros latinoamericanos.  En los relatos de cada viaje intenté devolver lo recibido y contarlo así:

“La superación de la pobreza requiere la apuesta de muchos, cuantos más mejor, y la apuesta por los pobres supone ‘echar raíces’, permanecer y caminar con ellos. Esta es la tarea, crear lazos de solidaridad con los pobres y compartir la vida…” .

“Dios quiera que no dejemos de “impactarnos” día a día por la realidad y por la vida de tantos hombres y mujeres que sufren la injusticia provocada o tolerada por otros”. “… para mi está suponiendo una oportunidad de ‘abrir los ojos al mundo’ y descubrir las raíces profundas por las que vale la pena vivir. Ante la injusticia en la que tantos hombres y mujeres viven día a día, ante la pobreza y enfermedad muchas veces absurda, es posible aportar algo de nuestras vidas para que florezca la esperanza…” “No son los éxitos pretenciosos, sino la paciencia y la perseverancia junto al que sufre lo que puede transformar el dolor en gozo”.

“Conversar con nuestros amigos… y pasear… resulta esclarecedor. Los pobres siguen siendo pobres y cada vez más. Recorrer las calles…, supone descubrir cómo la lucha por sobrevivir es la tarea diaria de muchos…”.

“Tal vez entre todos podamos empujar de verdad está historia; queda mucho por hacer, queda mucho por vivir hoy, mañana y pasado; nosotros, nuestros hijos y los que vengan por detrás… Nos necesitamos los unos a los otros.. “.

De nuevo, la vida me sorprendió y tuve la oportunidad de compartir vida y proyectos en la Fundacion Adsis. Me acerqué a personas cercanas a las personas, a jóvenes que buscan empleo, a personas privadas de libertad, a inmigrantes con o sin papeles, a jóvenes y niños en hogares de acogida, a familias sin vivienda, a personas sin hogar…

La Fundación Adsis son personas que están presentes y aportan esperanza y sentido a muchos, que buscan sensibilizar a la sociedad para construir un mucho más humano, que se acercan a los jóvenes para aprender de ellos y con ellos seguir caminando. Con ellas, seguí acercándome a los pobres, reconociendo de nuevo las limitaciones y la necesidad del “valor” para “estar presente”. Aprendí también lo imprescindible de estar organizados, de poner en común lo que vivimos, de escucharnos y de respetarnos, de salir cada uno de nuestra realidad para aprender del otro y aportar nuestra diversidad y experiencia. Ante las dificultades, aprendí a decirme que “no estaba condenado al éxito”, sino llamado a hacer camino, a acompañar y a sentirme acompañado.

Hoy, con la inmensa riqueza de lo vivido, sigo compartiendo con personas y organizaciones, el valor de “estar presente”, de creer que en nuestra pequeñez encontramos la capacidad para aprender, compartir y encontrar juntos la fuerza para permanecer con los jóvenes y los pobres.

Le pido al Señor que siga poniendo en nuestro camino la vida de las personas y que nuestro corazón siga herido por el dolor y por la injusticia y llamado a la entrega, a la solidaridad y a “dejarse hacer “.

Agradezco a todos los compañeros de camino, de ilusiones y de afanes compartidos. Son tantos los nombres que es difícil recogerlos, pero en nombre de todos tengo presente a Andrés que nos impulsó y nos animó, en todo momento a “estar presentes” y a dar lo mejor de nuestras vidas. Y a Rafa, pionero en compartir vida y amor en America Latina.

Un fuerte abrazo.
Xavi Serna, comunidad Madrid Centro.

La propuesta para este fin de semana: El alfarero

Tienes un tesoro en tu interior, ¿vas a compartirlo?

Dejad pasar a Baltasar

Cuando Esaú comenzaba a subir los 150 peldaños de la escalera que, en el interior de la montaña, llevaban al palacio-fortaleza de Herodión no sabía cómo explicarle al rey lo que había ocurrido con los tres magos. Además las noticias eran que la salud de Herodes había empeorado gravemente durante el último mes, la inflamación de sus piernas le mantenían buena parte del tiempo postrado, mientras los espasmos dolorosos ocasionaban que su ya agrio humor se hubiera radicalizado.
Esaú, como idumeo y por lo tanto compatriota de Herodes, llevaba años de responsable de una centuria de los soldados del rey de Judea. Aprovechando la larga subida al palacio intentaba recordar los acontecimientos que había cambiado su vida en esos días, desde que el rey le mandó liberar a un naúfrago que había aparecido en la playa de Cesarea. Sin duda, debía calcular bien sus palabras para que el informe al rey no se transformara en su sentencia de muerte.
Recordó como todo empezó cuando dos sabios astrólogos, Melchor procedente de las tribus sakas y Gaspar que venía desde los pueblos celtas, llegaron al palacio de Herodión. Solicitan la liberación de un tal Baltasar porque tenían que visitar a un niño llamado a reinar en Judea. Uno de los compañeros náufragos de Baltasar, superviviente había alcanzado al grupo de los magos, y les había dado la noticia de la detención del sabio africano. Fue entonces cuando el rey le mandó acudir con urgencia a Cesarea Marítima para liberar al prisionero y realizar aquella extraña visita enterándose de todo lo relativo al niño.
El séquito de los dos magos le acompañó junto con sus soldados hasta Jerusalén y desde allí hasta la costa. A través de los astrólogos supo que habían descubierto una nueva estrella en el firmamento que les parecía señalar con su movimiento un camino. El intercambio de mensajeros les confirmó en la opinión. Baltasar, que era el más pobre de ellos y habitaba entre las tribus árabes de África, fue el primero en ver la estrella haciéndoles llegar la noticia a través de las caravanas de comerciantes.
Cuando llegaron a Cesarea tras admirar el acueducto que traía las aguas desde el monte Carmelo y la colosal estatua de Octavio se dirigieron a la guarnición romana donde estaba preso Baltasar. Tras algunos trámites lograron ver al astrólogo convertido en prisionero y sentenciado a muerte. A la visita, que Esaú consiguió haciendo valer toda su autoridad, acudió junto con los dos magos que le reclamaban la liberación. El aspecto de Baltasar era lamentable, a las evidentes consecuencias del naufragio señalado por múltiples heridas se añadía una delgadez extrema. Sin embargo, su humor no parecía afectado. Lo primero que hizo fue preguntar por la estrella y abrazar a sus compañeros. Les contó cómo había recorrido África acompañando a varios grupos trashumantes, la sequía se extendía y eran muchos los que huían buscando el mar para alcanzar alguno de los países cercanos. Llegaron a Pelusio donde fueron dispersados por las tropas romanas, pero junto con dos compañeros y con la mirada puesta en la estrella se hicieron a la mar en una barca de pesca. Tras una fuerte tempestad la barca naufragó perdiendo de vista a sus dos acompañantes. Pero siguiendo en la noche la estrella había llegado hasta la costa donde fue detenido. Baltasar se llenó de alegría cuando le comunicaron que uno de sus compañeros se había salvado y había dado la alarma sobre su situación.
El problema ahora era sortear la pena de muerte, impuesta por el imperio para los que alcanzan sus territorios sin permiso, las leyes eran de estricto cumplimiento en estos casos. Una opción hubiera sido tramitar la esclavitud de Baltasar. Sin embargo, Herodes tenía mucho interés en saber de la historia de aquel niño que aspiraba a convertirse en rey de los judíos. Los otros magos decían que solo acudirían juntos a la cita que marcaba la estrella. Así que Esaú se vio obligado a tramitar la liberación. Topó con la oposición de los funcionarios del gobernador. Pero no era nada que una buena cantidad de denarios y la autoridad mercenaria de Herodes el Grande no pudieran ablandar.
Baltasar todavía complicó más las cosas, ya que como todos estos astrólogos era testarudo y decía que no salía si no venían con él otros tres compañeros con los que compartía prisión. En fin, más denarios en la bolsa de los funcionarios resolvieron el problema. Aunque algo en aquel Baltasar empezaba a caerle simpático, probablemente esa mezcla de coraje, bondad y cercanía a su gente.
Al salir de la prisión el ambiente que reinaba era festivo. Juntos acudieron a una terma aprovechando la urgente necesidad de aseo de todo el grupo y especialmente de Baltasar. Allí los magos le comunicaron su deseo de continuar camino siguiendo a la estrella. Esaú pensó que era mejor devolver a sus soldados a Herodión y seguir él solo viaje, con la caravana de aquellos tres testarudos para investigar si realmente aquel niño era un peligro para su rey.
El camino fue verdaderamente interesante escuchando las historias de otros pueblos y la camaradería de aquel grupo de nómadas. Por momentos olvidó sus duros años en el ejército de Herodes que le hicieron intervenir en numerosos episodios sangrientos. Recordaba cuando, por orden de Herodes, tuvo que mandar a sus hombres a matar a Mariamna, una de las diez esposas del rey. Y cómo también había intervenido, bajo sus órdenes, en la muerte de dos de los propios hijos del monarca, Aristóbulo y Alejandro. Su sintonía con el grupo mejoraba e incluso un día, a petición de Baltasar, hasta había comprado de su propio dinero una buena cantidad de mirra que el sabio le había dicho necesitar. La estrella aparecía y desaparecía pero el final les fue guiando a la pequeña ciudad de Belén con el apoyo de un grupo de pastores que se había unido a los buscadores y que decían haber conocido al niño.
Cuando por fin llegaron, todo ocurrió con mucha normalidad. El niño dormía en una especie de establo acompañado por sus padres. Los tres magos se acercaron llevando sus presentes para eso era la mirra de Baltasar y estuvieron un rato mirando al niño. Los demás se sentaron alrededor en silencio y también contemplaron al niño dormir.
Josué tras un tiempo mirando comenzó a notar una gran paz interior. Como si el misterio más profundo de su vida se resolviera en aquella pequeña presencia, el tiempo y el espacio se pararon en torno a él, y sintió que desde la sencillez de aquel niño se abriera una puerta hacia lo más lejano e infinito. Parecía como si toda su vida pasara antes sus ojos con una nueva luz, y su espada manchada de sangre fuera limpiada en aquel mismo lugar. Como si la gran distancia con la estrella que les había acompañado se hubiera estrechado hasta casi poder tocarla con sus dedos. En aquel mismo momento supo que algo había nacido dentro de él.
Cuando los tres sabios se levantaron, su corazón estaba lleno de agradecimiento. Pronto se pusieron en camino de vuelta. Algunos de sus compañeros de marcha también se sentían cambiados. En una parada se le acercó Baltasar que estaba especialmente cercano tras su rescate en Cesarea. Esaú le intentó contar lo imposible que le había pasado sin embargo el astrólogo negro y bonachón parecía comprenderle. Ambos acabaron su conversación con un abrazo donde se fundieron el blanco y el negro, las manos manchadas de sangre del soldado y los ojos sedientos de infinito del astrólogo.
Al llegar a Jerusalén, Esaú se separó del grupo de los magos que esta vez tomó la dirección del Norte para alejarse de las guarniciones romanas y de las tropas judías.
Ahora Esaú se encontraba en los últimos peldaños de la escalera que subía al palacio-fortaleza para tener su audiencia con Herodes, sabía del peligro de aquella entrevista frente a un rey opresor y sanguinario que estaba fuera de sí enfrentado su muerte. Cuando entró en la estancia le llamó la atención el mal olor que despedía el monarca, toda parecía pudrirse allí. A Herodes le contó lo del niño en Belén sin darle demasiadas indicaciones y sin ofrecerle pistas sobre el paradero de los magos. El rey ya tenía decidido su encargo, debía matar a los recién nacidos de la pequeña ciudad. El encargo se hizo con prisas, como un trámite normal de gobierno, porque el monarca salía para Jericó donde en sus aguas pretendía curarse.
Cuando Esaú comenzó a bajar las escaleras del montículo-fortaleza había decidido que esta vez no cumpliría su misión. Por primera vez desobedecería las órdenes de Herodes y se aprestaba a ser un fugitivo también. A pesar del peligro que le acechaba, aquel día se sentía extrañamente contento. El que había liberado a Baltasar ahora se sentía especialmente libre también. Algo nuevo comenzaba para él, aunque todo empezó mirando aquel niño.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

La propuesta para este fin de semana

Un corto para trabajar con jóvenes y contarnos las conclusiones.

Buen fin de semana.

Regalos que alumbran.

Fondo de emergencia para la formación de jóvenes sin recursos económicos

Tú puedes cambiar la vida de muchos jóvenes. Con tu ayuda podremos pagar sus cursos de formación para que aprendan un oficio y consigan un puesto de trabajo.

En Fundación Adsis atendemos anualmente a más de 17.000 personas, en su mayoría menores de 30 años sin recursos económicos suficientes para tener un futuro mejor.

Hacer frente a necesidades como el pago de sus estudios, o del abono de transporte para ir al centro de formación, resulta muy difícil para ellos.

En Fundación Adsis contamos con un fondo de emergencia para ayudarlos en estas situaciones.

 colabora-fundacion-adsis

Toda aportación suma. 

Colabora porque puedes cambiar su vida.

 

Fuente original: Fundación Adsis

El Hombre de la tienda

“Un simple acto de caridad crea una espiral sin fin que vuelve hacia a ti.”

Ripple es un conmovedor corte creado para promocionar el movimiento “Care & Share, que tiene como fin  recaudar de fondos y promocionar el voluntariado en Singapur.
El movimiento, liderado por “Community Chest”, tiene como fin unir a la nación para mostrar caridad y tomar conciencia de las personas necesitadas, reconociendo las aportaciones realizadas por las organizaciones voluntarias de bienestar social (VWOs).

El vídeo nos enseña cómo un simple acto de caridad crea una espiral sin fin que vuelve hacia a ti.

 

 

Aquí puedes ver el vídeo a toda resolución en inglés.

Más información en http://www.comchest.org.sg

Artículo seleccionado de: cuentamealgobueno.com

Noticia seleccionada por:

Alfonso López

 

Fermín Marrodán en Religión Digital

Adsis, junto a otras organizaciones, contra la corrupción en España. Un ejemplo de unidad frente a la división entre los políticos

LOS CRISTIANOS SE MOVILIZAN CONTRA LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA Y DAN EJEMPLO DE UNIDAD FRENTE A LA DIVISIÓN ENTRE LOS POLÍTICOS

 

Con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Corrupción, el martes 9 de diciembre de 2014, se presenta la declaración denominada “LLAMAMIENTO CRISTIANO A LA HONRADEZ Y A LA ESPERANZA FRENTE A LA CORRUPCIÓN”. Promovida por diversas iglesias, comunidades y organizaciones eclesiales cristianas, esta acción pretende dar respuesta al grave problema de la corrupción en nuestra sociedad. El acto público de presentación tendrá lugar en la Iglesia Anglicana de San Jorge de Madrid (Calle de Núñez de Balboa, 43, esquina con C/ Hermosilla) ese mismo día. El acto empezará a las 20:00h y consistirá en: una Mesa Redonda, con representantes de diversas tradiciones cristianas bajo el lema: “Corrupción, honradez y esperanza”, seguida de una Vigilia de Oración frente a la Corrupción. Se invita a todos los cristianos y cristianas y a toda la gente de buena voluntad a adherirse a esta iniciativa solidarizándose a través del portal: www.facebook.com/cristianoscontralacorrupcion y asistiendo a los actos mencionados. No seamos cómplices de la corrupción, actuemos”. Más información: Tlf. 619.285.243.

 

Convocan y firman por orden de adhesión: Comisión General de Justicia y Paz España + Iglesia Anglicana de San Jorge Madrid + Iglesia Evangélica Española + Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Madrid + Conferencia Española de religiosos- CONFER + Movimiento Focolares Madrid + Comunidades ADSIS + Misioneras de la Unidad + Manos Unidas. Delegación de Madrid + Iglesia Antigua Hispánica + Comunidad Evangélica de Habla Alemana Madrid + Diaconía + Sociedad Bíblica +Caritas Española +Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal (Patriarcado Ecuménico de Constantinopla) + Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal + Parroquia Ortodoxa Rusa de Santa María Magdalena. Patriarcado de Moscú + Equipos de Pastoral Obrera (EPPO) de Madrid + Parroquia de San Pablo Madrid +Asociación Puente de Esperanza Madrid + Institución Javeriana + Foro de Curas de Madrid +Parroquia de Santa Mª del Buen Aire de Madrid +Comisión JUSTICIA, PAZ, INTEGRACIÓN DE LA CREACIÓN (JPIC) de las hermanitas de la Asunción +Profesores cristian@s de la educación pública +Centro de Reflexión Alberto Hurtado + Cristianos Socialistas del PSM-PSOE+ Asociación Ecuménica Internacional

 

Descarga el Manifiesto Cristiano contra la Corrupción