Persona o tradición. Llenar un vacío

En primera instancia el título obedece a la trama. Una joven de 18 años, Shira está en período de casarse y para ello sueña con un joven de su edad. Sin embargo, un acontecimiento viene a trastocarle. Su hermana muere dando a luz a un niño y el padre viudo, solo para cuidar del pequeño, se ve abocado a casarse de nuevo. Y la familia le presiona para que ocupe el vacío que ha dejado su hermana. Hasta aquí lo que podría ser objeto de una tarde televisiva.
Sin embargo, “Llenar el vacío” de Rama Burshtein tiene un punto de vista peculiar. Las comunidades ortodoxas judías en Tel-Aviv son el lugar de la acción. Shira pertenece a los jaredíes (en hebreo, jaredim) que rechazan toda innovación contraria al espíritu de la Torá y suelen vivir al margen de las sociedades laicas que los rodean con vestimenta, barrios e instituciones religiosas específicas.
La directora Rama Burshtein trata con respeto y contención este dilema entre los deseos del corazón y la ayuda a la propia familia. Su cámara se adentra en el mundo cerrado de los jaredíes con una fotografía cuya belleza permite que la curiosidad se haga comprensión de este mundo tan alejado de los parámetros de la vida occidental contemporánea. El color se concentra en los contrastes de blanco y negro expresión del otro contraste radical.
Frente a las tradiciones que sacrifican la individualidad, Amos Gitai (Haifa, 1950) trató algo parecido en Kadosh (1998) desde la perspectiva laica reformista. Pero Burshtein, por pertenencia, será más sutil, ¿cuál es el origen de los deseos del corazón? ¿Tiene algo que ver con la familia e incluso con Dios? Todo ello nos acerca a las costumbres, ritos y fiestas judías. El curioso lugar de la mujer, que para nada es secundario.
Por ello el título admite una lectura más general y conflictiva. ¿Las comunidades ortodoxas no vienen a llenar el vacío de la modernidad? Sin embargo, Rama Burshtein también crítica la dificultad de la mujer religiosa de acercarse a las elecciones de su conciencia. Dando un paso más allá en la complejidad de su propuesta donde acepta un mundo alejado y contrario al estilo individualista, que al final supone una gran limitación de la libertad. La cuestión de fondo es dilema tradición versus persona. En este caso, contracultural en extremo, la persona se sacrifica a la familia y la religión. Los jaredíes son guardianes de la fe israelita leída más como tradición cerrada que como promesa de alianza abierta.
Una película, pues, especialmente interesante por hacer un acercamiento profundo al fundamentalismo, para comprender sus raíces y mostrar sus carencias. Nada simple y a fuerza de minimalista con una fuerte dimensión universal.

Periodistadigital: Blog Periodista digital.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

 

El último de los injustos. El dolor de la memoria.

“El último de los injustos” es un documental imprescindibleClaude Lanzmann, el director de “Shoah”, la película definitiva sobre el Holocausto, recupera una serie de entrevistas a Benjamin Murmelstein, el último presidente del Consejo Judío del campo de concentración de Theresienstadt.
La realización de más de tres horas consigue mantener el alma en vilo sobre la base de un testigo supervivienteinteligente e irónico, que imprime a sus confesiones una mezcla de luz y oscuridad, que sabe a autenticidad, que no es exactamente verdad, y que estremece e interroga como quien te invita a dar un paseo por el infierno.

La presentación de Lanzmann acompaña la entrevista, en alemán, realizada en Roma en 1975 con la recitación en francés de algunos fragmentos comentados del libro “Terezin, el gheto modelo de Eichmann” del propio entrevistado. Este Lanzmann envejecido sigue siendo un cancerbero de la memoria que nos lleva por un camino del recuerdo donde los paisajes vacíos de ciudades y campos se convierten en escenarios, apenas imaginados, de la atrocidad. Donde son repasados los rastros del dolor en los nombres de las infinitas listas en lápidas y paredes, en el canto del kaddish, la plegaria fúnebre, en los dibujos-testimonio de las víctimas, incluso en las imágenes de la mentira de la propaganda nazi.
Tres motivos obligan a ver este documental. En primer lugar para recomponer la historia. Así Hannah Arendt se engañó (da risa dira el testigo), en concreto, en su modelo sobre la banalidad. “Yo conocí bien a Eichmann, yo estuve en primera línea. Él no era un hombre banal y pequeño. Era un demonio”. El mal banal existe pero no era el ejemplo. Además el diseño del exterminio era una mezcla diabólica de violencia y mentira. Y donde la manipulación y el enmascaramiento del mal lo multiplicaba geométricamente. Por eso la memoria es imprescindible, para atisbar la verdad, ya que la otra cara de la mal siempre es la mentira.
En segundo lugar, porque una visita como ésta a un campo de concentración es un ejercicio necesario para reconocer la radicalidad del mal. Este descenso al pecado original es un ejercicio de humildad y lucidez para prevenir y curar, para avisar y vigilar nuestros miedos. Incluso para descalzarse y mirar más allá del mal.
Y por último, por el valor del testigo. El testimonio de este superviviente, víctima y verdugo, entre el yunque y el martillo, marioneta ridícula, funámbulo de la vida y la muerte, cuyas confesiones entre sinceras y autojustificativas nos atrapan en nuestra propia ambigüedad de la verdad maquillada para poder ser contada y resistida, e incluso poder ser perdonada.
El testimonio de Benjamin Murmelstein fue excluido de “Shoah” por el director ahora arrepentido tras 30 años. Su declaración se consideró no creíble en el juicio de Eichmann en Jerusalén. Probablemente por ser la suya una “verdad incómoda”. En él se muestra como la más radical manipulación de las víctimas consiste en hacerles co-protagonistas del mal que mancha y salpica a todos (también nosotros).
En un momento descriptivo de la atrocidad cuando un grupo de prisioneros van a ser ahorcados, un nazi grita a un joven que sube al patíbulo, “sube cobarde”. Entonces éste contesta “no soy un cobarde, soy un inocente”. Se coloca la soga y se lanza al vacío. Mientras nos preguntamos, ¿acaso soy inocente?
Probablemente Claude Lanzmann ha necesitado estos 30 años de distancia, de vejez, para mirar compasivamente a “El último de los injustos”. A este Sancho Panza, realista superviviente, a este dinosaurio en una autopista. Probablemente porque compadecernos de Benjamín Murmelstein es saber que todos tenemos que pedir perdón y que tendremos que ser perdonados.

Periodistadigital: Blog Periodista digital.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

Una familia de Tokio.

En plena crisis el cine espiritual resiste y podemos ofrecer una interesante selección que puede servir tanto para los educadores como en los grupos de reflexión así como para elegir lo que nos interesa rescatar de la oferta de todo el año.

“Una familia de Tokio” de Yôji Yamada.
• Destacamos: Para lo imprescindible sobre lo urgente
• Sugerida: Grupos de matrimonios, escuelas de padres y grupos de la tercera edad
Elejimos en primer lugar una propuesta especial desde el punto de vista del cine espiritual. Se trata de una nueva adaptación de” Cuentos de Tokio” (1953) de Yasujiro Ozu que hereda la vertiente trascendente logrando filmar el alma de los protagonistas. Una pareja de ancianos van a Tokio a visitar a sus hijos, de los que cada uno va a la suya intentado sobrevivir, allí se convierte casi en unos sin techo. Pero una sorpresa les cambia de registro y le enfrenta a la verdad de la vida. Algunos personajes aparecen como trasparencia de la bondad y sirven para rescatar de las sobras a aquellos que se dejan ya que aparece una luz que desvela la trascendencia.

Crítica sobre “Una Familia de Tokio”

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Gravity” de Alfonso Cuarón

• Destacamos: Un itinerario para descubrir el sentido de la vida
• Sugerida: Para jóvenes que les gusta la ciencia-ficción
Tras una realización espectacular, un contendido existencial. La Dr. Ryan Stone (estupenda Sandra Bullock) y el veterano astronauta Matt Kowalski (sorprendente George Clooney) están reparando el telescopio espacial Hubble, cuando cae sobre ellos una lluvia de basura espacial que los desconecta de su nave y les deja desamparados en el infinito. En esta situación crítica, perdidos en el espacio, se enfrentan a sus motivaciones para seguir viviendo a través de una lucha casi imposible por volver a la Tierra. Con una realización sensacional y unos efectos especiales que apabulla, sumerge en la realidad virtual que representa. Probablemente cede demasiado terreno al espectáculo y simplifica el argumento pero esta opción la hace especialmente atractiva para el público que tiene garantizado el entretenimiento.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Hanna Arendt” de Margarethe von Trotta

• Destacamos: La oportunidad y actualidad de la reflexión sobre el mal
• Sugerida: Para los que quieran pensar aunque resulte incómodo
Intuición genial de von Trotta de rescatar de la memoria a Hannah Arent centrándose en su reflexión sobre la banalidad del mal. En el seguimiento del juicio del nazi Eichmann en Jesuralén Hannah, judía perseguida y sionista inicial, descubre que el mal se presenta bajo la apariencia de inconsciencia y su poder llega a contaminar a las propias víctimas que vejadas colaboran en el holocausto. Su mirada radical ocasiona el alejamiento de sus amigos sionistas como Jans Jonas y Kurt Blumenfeld. Solamente su esposo, su amiga la escritora Mary McCarthy y se secretaria permanecen a su lado las publicación de sus crónicas del juicio. Piensan que se ha equivocado sin embargo ella sigue creyendo en la radicalidad del bien.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“La bicicleta verde” de Haifaa Al-Mansour

Destacamos: El coraje de luchar por l libertad
Sugerida: Interesados en el diálogo interreligioso
La segregación de la mujer en Arabia Saudita contada en la primera película filmada íntegramente en este país, donde el cine está prohibido y no existen las salas de exhibición. Una bicicleta que es una bandera de la libertad, una niña que es una mujer coraje y una madre que traspasa la esperanza a la generación de su hija traman esta historia sencilla y entrañable. Nos adentra en interesantes matices más allá de la elección maniquea entre tradición y progreso apunta a la importancia de releer las raíces, incluidas las religiosas, mirando hacia el futuro. En su sencillez, la película es testimonialmente admirable, narrativamente sugerente, bien interpretada por las tres mujeres protagonistas y con un mensaje crítico a la vez que fresco, que sabe a autenticidad.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“12 años de esclavitud” de Steve McQueen

Destacamos: Como la igualdad en dignidad supone una conquista dolorosa donde la fe es inspiración
Sugerida: Para los que les gustan los grandes dramas cinematográficos.
Basada en la conmovedora autobiografía de Solomon Northup cuenta con la realización del londinese Steve McQueen, que ya ha mostrado preocupación por cuestiones religiosas. Salomon es un violinista negro casado y padre de familia que un día de 1841 es secuestrado en Washington y luego vendido como esclavo. Pero su capacidad de adaptación inteligente, de resistencia y de esperanza no decaerá en su lucha por volver junto a su familia.
La religión en primera instancia juega un papel negativo ya que algunos justifican desde ella la existencia de la esclavitud. Sin embargo en el momento central se descubre que “a los ojos de Dios” se plantea la innegable igualdad de todos los seres humanos constituidos como hijos y criaturas. Así el personaje encuentra en su fe un resorte definitivo para encontrar la bercha hacia la libertad

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Bárbara” de Christian Petzold

Destacamos: No es fácil elegir el camino de la bondad.
Sugerida: Para cinéfilos que admitan cargas de profundidad.
Alemania Oriental, 1980, la doctora Bárbara ha sido trasladada por razones disciplinarias por haber solicitado un permiso para salir del país). Esta decisión pone fin a su carrera al ser despedida de su empleo en el prestigioso hospital la Charité de Berlín Este, siendo desterrada a un pequeño hospital en las proximidades del Mar Báltico. Allí trabaja en la sección de cirugía pediátrica, en un departamento dirigido por André Reiser. La Stasi ordena a este último que se aproxime a ella para que la espíe, pero ella rechaza sus intentos de aproximación. El novio de Bárbara desde Berlín 0ccidental planea su fuga.
Un drama íntimo de elección. Donde decidir la bondad no resulta fácil pero donde siempre aparecen luces para alumbrar el sendero. Una realización excepcional que genera una atmósfera de autenticidad.

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Antes del anochecer “de Richard Linklater

Destacamos: El amor no pasa pero es vulnerable y se transforma
Sugerida: Para parejas, grupos de matrimonios, cursillos
Linklater en su trilogía sobre el amor sigue a una pareja en sus vicisitudes. Les conocimos en Viena cuando viven el flechazo del amor romántico en “Antes de amanecer” (1995) que no sabemos si se consolida. Nos los reencontramos 9 años después en “Antes del atardecer” (2004) durante una estancia en París donde se produce el reencuentro. Y otros 9 años después ya como familia con dos hijas nos los reencontramos ahora en Grecia. Ha llegado el tiempo de la crisis, del cansancio donde ya se deja de esperar en el otro y donde el diálogo se llena de vacío. Y a pesar de todo el amor perdura, maltrecho y herido, pero milagrosamente hacia adelante.

Crítica de “Antes del anochecer”

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.

“Cristiada” de Dean Wright

Destacamos: La medida cristiana frente a la violencia es el amor
Sugerida: Para creyentes dispuestos a contrastarse en situaciones-límite
Un estreno flojo y tardío en el mes de abril del 2013, con una distribución novata llevo al Cristiada a pasar sin pena ni gloria por la cartelera. Sin embargo, es una película valiosa, bien realizada a pesar de que entrar en un período de la historia de México especialmente conflictivo y con el tema de fondo del uso de la violencia por los cristianos.

 

Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.