Intentando un compromiso sociopolítico. Fernando Fantova

Me resulta difícil concebir una mirada franca a la realidad que no impulse a la búsqueda de un compromiso sociopolítico. Acabo de escribir la frase anterior y me pregunto si lo que digo es evidente.

Y pienso que seguramente no lo es para mucha gente.

Para gente, por ejemplo, que empieza frases con las palabras “los políticos…”

¿Los políticos? ¿Quién no lo es, por acción o por omisión? ¿Quién puede decir que sus actos o su inacción carecen de impacto en la vida de su comunidad, en las cuestiones de interés general, en la sostenibilidad de la vida a su alrededor?

Sin embargo también reconozco que para muchas personas no resulta fácil encontrar caminos para vivir y sostener un compromiso sociopolítico, una implicación en actividades que mejoren de forma estructural la suerte de sus conciudadanas y conciudadanos.

Por eso quiero escribir estas breves líneas, a partir de mi experiencia (personal e intransferible pero, espero, motivante e incluso orientadora) de búsqueda de un compromiso sociopolítico.

Y diría: en el principio está el sufrimiento.

El sufrimiento que tú mismo experimentas, o el que experimenta alguien cercano a ti. O alguien de quién, por alguna razón, te haces cercana.

A la vez, seguramente, en el principio también están tus necesidades y capacidades: de afecto, de seguridad, de conocimiento, de reconocimiento…

El caso es que en el encuentro entre el sufrimiento experimentado, conocido y reconocido y tus necesidades y capacidades surge alguna forma de compromiso, de hacerte cargo de algún tipo de realidad, de situación, de problema…

Como hija, como nieto, como vecino, como voluntaria, como compañero, como representante, como trabajadora, como militante…

Quizá te has topado de bruces con ese sufrimiento propio o (aparentemente) ajeno. Quizá lo has identificado por la influencia de una persona, de un grupo, de una entidad… Seguramente alguien ha contribuido a que te sensibilices, alguien te ha educado, alguien te ha ayudado a fabricar herramientas para acercarte a ese sufrimiento o potencial sufrimiento, para hacer algo al respecto…

En todo caso, tengo para mí que es fundamental que nunca te olvides de su rostro. Que nunca se te borre la huella de ese dolor que estuvo en el principio. Recuerda que es un sufrimiento de personas como tú, que es un sufrimiento tuyo. No olvides que es un sufrimiento real y concreto, que provoca sangre, taquicardias, angustia y muerte a personas de carne y hueso. Y recuerda que es un sufrimiento, en gran media, injusto y evitable…

Grábate a fuego esos rostros, esos nombres, esos sonidos… Porque lo vas a necesitar.

Lo vas a necesitar cuando alguien te diga que las cosas son como son y no se pueden cambiar… Lo vas a necesitar cuando tú mismo te intentes convencer de que no merece la pena… Lo vas a necesitar cuando creas que estás agotada, cuando te sientas ridículo, cuando digan barbaridades acerca de tus esfuerzos, cuando te des cuenta de que, intentando disminuir el sufrimiento, has provocado dolor…

Ese sufrimiento que estaba al principio de todo es el reverso de la vida, del gozo, del bienestar, de la felicidad, que son posibles, que son necesarias, que podemos lograr…

Eso también lo necesitas. Sentirte amada, disfrutar, no ser demasiado tenso o intenso, no llevar demasiado peso en la mochila… ¿Cómo vas a desencadenar felicidad si no sabes lo que es? ¿Cómo vas a provocar bienestar si estás amargado? ¿Cómo va a rebosar de ti lo que no contienes?

Pero me estoy enrollando. Lo que te quería decir es que ante la inmensa cantidad de sufrimiento injusto y evitable que nos rodea (y sabiendo y sintiendo que la felicidad, el bienestar, el gozo y el amor existen y pueden triunfar) no podemos dedicarnos, tan sólo, a paliar y reparar. Hay que construir y consolidar, hay que crear las condiciones para que no se repita el dolor, para que sea menos probable el sufrimiento evitable e injusto.

Y eso es la política. Que necesita estructuras, procesos, conocimiento y acción. Que necesita unión de opuestos. Estar junto a la cama de la enferma y en la elaboración de presupuestos, en la vida comunitaria y en la movilización de denuncia, en la mano amiga y en el estudio comprometido.

Te hablo de lo que intento, de mi intento permanente (no sé en qué medida logrado) de estar en lo micro y en lo macro, en el barrio y en el partido, en las redes familiares y comunitarias y en las instituciones públicas, en la acción directa y en el pensamiento.

¿Qué te parece?.  Fernando Fantova

Muchos  ya conoceréis a Fernando Fantova.  Le habréis podido conocer en Bilbao, en sus tiempos en el movimiento de objeción de conciencia o como vecino del barrio de San Francisco, como cooperante cuando estuvo en Quito (allí empezaron a hablar y a correr sus dos hijas), de su época como miembro de Fe y Justicia, de militante de Euskadiko Ezkerra, o en su compromiso con las personas con discapacidad intelectual… Quizás habéis leído alguno de sus muchos artículos, o de sus libros y publicaciones, muchos versados sobre Servicios Sociales, la inclusión social y las redes comunitarias: siempre invirtiendo en bienes relacionales y solidarios. No pocos habrán coincidido con él en su calidad de experto en Servicios Sociales, como consultor, como viceconsejero de Asuntos Sociales del Gobierno Vasco o como director de la Fundación Etorbizi (fundación vasca para la innovación sociosanitaria), entre otros muchos campos y desempeños de su vida social. A mí me queda subrayar dos cosas: cuanto de él he aprendido en su testimonio, fidelidad y opción por los pobres cuyos rostros, como ya reflejan sus palabras, dan sentido y coherencia a toda su vida, y tener el privilegio de contarme entre sus amigos.

Oscar Seco.

Fernando Fantova

Grábate a fuego esos rostros, esos nombres, esos sonidos… Porque lo vas a necesitar.

 

 

 

Entrevista a Fermín Marrodán (Parte C)

NUEVOS TIEMPOS EN LA IGLESIA

No estamos acostumbrados en la Iglesia a procesos asamblearios como el que se ha llevado a cabo este verano en Adsis, ¿Iglesia y democracia, irán confluyendo en un futuro?. ¿Hasta dónde podemos esperar con el nuevo Papa?

En la Iglesia estamos desafiados a promover una comunión cada vez más corresponsable y participativa. El Papa Francisco ha ido generando a través de muchos gestos y signos proféticos una mayor afección en y con la Iglesia, al conectar con los sufrimientos y anhelos de la gente, en especial de los más pobres. Ese posicionamiento alienta una mayor participación y esperanza en que haya cambios importantes. Ojalá entre todos impulsemos la renovación que la Iglesia necesita.

¿Cuáles son a tu juicio los principales aciertos y retos en este primer año que llevamos de nuevo papado?

Sintetizando diría que su principal acierto es situarse entre y con la gente, conectar con los que más sufren, y desde ahí anunciar con un lenguaje claro y preciso la buena noticia de Jesús. Su mensaje llega y provoca, invita a repensar las cosas de otra manera, a creer que son posibles los cambios profundos en la Iglesia y en el mundo. El reto es que esa fuerza profética se contagie e incida en todos, especialmente en los responsables últimos de la Iglesia y en sus estructuras

¿Qué podemos aprender y actualizar en nuestro movimiento de la frescura y sencillez de Francisco?

Su libertad para salirse de lo establecido y conectar con los problemas de la gente, su lenguaje directo y sencillo, su capacidad para desafiar a los jóvenes, etc,. son algunos de los aspectos de los que podemos aprender.

LATINOAMÉRICA.

Acabas de aterrizar de tu primera visita en Latinoamérica desde tu nueva responsabilidad.   ¿Qué sensación te han dado las comunidades en esta visita?

La verdad es que he visto mucha vida que crece en medio de la fragilidad, unos hermanos y comunidades que, en contextos a veces difíciles, permanecen fieles y son referencia para muchos. En esas dos semanas ha habido tres opciones vocacionales, dos en Perú y una en Chile que hablan de ese crecimiento, además de otros gestos de generosidad y disponibilidad. Se trata de una vitalidad que contagia esperanza y pide ser cuidada.

¿Hay muchas diferencias, hoy, en las realidades latinoamericana y europea?. En la asamblea dedicasteis un momento especial de la misma para compartir sobre Adsis Latinoamérica. ¿Está el movimiento demasiado europeizado?.

Son contextos bien diferentes y que por tanto hacen que Adsis sea más plural y enriquecedor. En la medida en que compartimos la presencia viva de cada lugar, todos nos beneficiamos. El Movimiento es cada vez más plural, no solo en Latinoamérica, en los seis países donde estamos, sino también en Europa, donde además de España estamos en realidades tan distintas como Italia y Rumanía. En esta Asamblea se ha hecho notar esa pluralidad y diversidad, y ha sido un acierto.

¿Está el futuro de la Iglesia y del  movimiento en los jóvenes latinoamericanos? 

Creo que el futuro de la Iglesia está en las comunidades vivas que se abren a la realidad de la gente y conectan con las aspiraciones y búsquedas de pobres y jóvenes, está en quienes acogen con sencillez el evangelio y se dejan enamorar por Jesús, generando movimiento de solidaridad y fraternidad.

En Latinoamérica has tenido la oportunidad de coincidir en distintos encuentros y de sentir el pulso del movimiento. ¿Qué te has traído en el corazón de este primer viaje como Moderador General?

He mencionado algo antes, en las comunidades latinoamericanas hay vida y esperanza, hay hermanos nacidos allá con una entrega grande al Movimiento y que hoy asumen responsabilidades mayores. Ver ese crecimiento, fidelidad y entrega, me llena de admiración y estimula el servicio.

Para finalizar la entrevista, ¿con que retos empieza 2014?

El próximo año celebramos el 50 aniversario de Adsis, una fecha oportuna para agradecer y celebrar que Dios nos llamó y nos sigue llamando en el grito de tantos pobres y jóvenes, para responder con audacia y creatividad en la construcción del Reino.

Viene a ser como un año jubilar en Adsis, que no de jubilación sino de volver al origen, a la vitalidad del evangelio, a una vida movilizada por Jesús y el anuncio de que ha llegado la liberación; una vida que interiorizamos y recibimos nueva al compartirla en profundidad con los pobres y los jóvenes; una vida que lleva dentro la novedad del Reino

Hemos de celebrar lo que Dios hace en medio de tanta fragilidad e injusticia, para no vivir de lo que nos falta (de seguridad), sino de lo nuevo que ya está aconteciendo, del regalo que recibimos, del potencial vocacional de los hermanos, de la madurez en la fe. Tenemos que vivir de la novedad del Reino, de su fuerza transformadora en medio de tanta impotencia.

Para ello será necesario fortalecer la capacidad de reflexión y discernimiento personal y comunitario, para captar el protagonismo de Dios y para que en todo busquemos el mejor servicio a su Presencia.

Entrevista a Fermín Marrodán (parte B)

¿Cuál es la foto fija hoy del movimiento? ¿Dónde está Adsis?

Somos un Movimiento que ha vivido de una alta exigencia, un modelo de vida marcado por la radicalidad, el liderazgo, la valía, un modo de ser idealizado.  Hoy vivimos con intensidad la experiencia de limitación y fragilidad, somos algunos menos y más mayores, menos “fuertes” y más condicionados. Somos personas más probadas a través de diversas crisis, con más experiencia de fe, que queremos seguir abriéndonos al Espíritu y acoger los cambios que sean necesarios

Somos un Movimiento que sigue buscando ser fiel a su carisma de Presencia, que, más allá de inercias y rutinas, desea renovarse desde ella y resituarse ante la realidad tan cambiante e injusta del mundo de hoy; que quiere seguir haciendo “Cuerpo de Cristo” con los jóvenes y los pobres para impulsar opciones audaces y proféticas. Hoy el Movimiento, cada hermano, necesita recuperar la capacidad de ilusión, de riesgo, de pasión.

Si nos trasladáramos a 2019, ¿Cómo sueñas que es el movimiento Adsis?

Veo un Movimiento que se ha dejado transformar y llevar por el impulso, la sorpresa y la novedad del Espíritu; que vive inmerso en la realidad del mundo de hoy, compartiendo el grito y la lucha de los pobres y los jóvenes, siendo fermento del Reino junto a otros muchos. Sueño con un Movimiento que ha realizado signos proféticos de presencia audaz con jóvenes y pobres y  que al mismo tiempo vive la realidad limitada y cotidiana como permanente ocasión para acoger y celebrar tantos gestos evangélicos.

Veo hermanos y hermanas apasionados por Jesús, entusiasmados por anunciarlo y ser sus testigos; veo hermanos agradecidos y generosos, que no viven del cálculo ni de la búsqueda de seguridad, sino de la confianza y el atrevimiento.

Me imagino comunidades plurales, donde se viven relaciones nuevas, abiertas y acogedoras, donde se contagia el evangelio y se celebra la Vida; comunidades donde reina la alegría y el compartir sencillo con la gente, donde se valora al más pequeño y al diferente. Me imagino que han pasado seis años y que vivimos la Presencia como un verdadero acontecimiento de amor comprometido, que nos moviliza y urge permanentemente.

Derivado de lo acontecido en la Asamblea, ¿cuáles son los principales retos con que nos encontramos hoy como movimiento?

Para mí el principal reto o desafío es impulsar y desarrollar el dinamismo del Espíritu vivido en la Asamblea, revitalizando las comunidades para ser presencia de fermento y convocante. Algo que sólo será posible si nos situamos al lado de tantos pobres y jóvenes que luchan por un mundo distinto.

Un dinamismo que sólo se recibe si “volvemos” a Jesús y a la fuerza de su Palabra, que fecunda y revoluciona la mentalidad, que sacude toda inercia y conformismo. Un dinamismo que genera una nueva actitud y práctica evangelizadora al estilo de Jesús, que no deja de hacerlo habiendo tantos pies que lavar o dolores que aliviar.

Y en función de ese dinamismo de presencia, recrear las comunidades y la comunión Adsis, haciendo posible nuevas apuestas desde la corresponsabilidad y disponibilidad de todos.

 

Buenas noticias en El Callao

Casi siempre que El Callao sale en la prensa es por noticias de violencia. Por ejemplo estos días salía porque hubo un incendio en el que se quemaron 300 vivendas. !! Imaginen la cantidad de gente que se ha quedado sin casa.!!

Pero nosotros queremos contarles también las Buenas Noticias que pasan en El Callao.Una de estas Buenas Noticias es que el domingo 20 de Octubre Junior y Diana celebraron que quieren vivir su vida anunciando a Jesús y construyendo ese mundo más justo con el que les ha enamorado el corazón. Diana siendo Asociada y Junior en su primera etapa como Hermano Adsis.
Por favor, quienes lean esto cuéntenle a todo el mundo que en el Callao estamos agradecidos de tan Buena Noticia.

    Encuentro ´Ruta Solidaria´

    El día 26 de Octubre de 2013, tuvo lugar el “Encuentro“Ruta Solidaria” entre los y las jóvenes “ruteros/as” de los diferentes centros escolares vinculados al proyecto (IES Mesa y López, IES Isabel de España, IES Tony Gallardo, Centro Atajo, etc…

     

    El objetivo principal del proyecto consiste en promover el compromiso social solidario de los y las jóvenes que participan en el programa, para que, asumiendo el protagonismo de su propio desarrollo, lleguen a ser verdaderos/as agentes de transformación de una sociedad más justa y solidaria.

     

    La actividad se estructuró en diferentes momentos, un primer momento dónde cada grupo realizó una presentación por centros escolares (a través de bailes, exposiciones, etc…). Un segundo momento, dónde se realizó una dinámica por grupos denominada “Radiografía social” en la que cada grupo de jóvenes detectaron diferentes problemáticas mundiales, locales y personales, fomentando la conciencia crítica en los y las jóvenes. Y por último, un tercer momento dónde se presentó el proyecto y se abordaron diferentes propuestas para el año. El encuentro finalizó con un almuerzo compartido que generó un espacio de encuentro entre todos y todas los/as participantes del proyecto, estableciendo lazos de apoyo así como posibilitándoles el crecer en el compañerismo, la tolerancia, la solidaridad, el reconocimiento  y el  respeto a la diversidad social.

    Ss@le

    El ss@le es un encuentro donde los jóvenes voluntarios repartidos por toda la península ibérica se reúnen para compartir las experiencias obtenidas a raíz de las actividades de voluntariado que se realizan en los respectivos campos de trabajo de cada grupo. Es un momento donde los jóvenes voluntarios podemos conocer a otros voluntarios y compartir nuestras aventuras, anécdotas, etc. 

    Este ss@le tuvo lugar en Cubras de la Sagra. La temática era la pantalla grande, es decir, el cine. Cada persona debía elegir un personaje de película con el que se sintiera identificado y exponer su mayor virtud.

    El primer día, la bienvenida fue muy cariñosa y de ahí pasamos a una presentación de nuestros personajes, una vez hecho esto se nos asignaba un grupo que llevaba por nombre una película muy conocida y ese sería el grupo de colaboración en las distintas labores de la casa y, también servía para conocer a las demás integrantes de grupo, de esta manera se podía profundizar en un plano más cercano al ser 6 o 7 integrantes porque, al ser pocos se hacía más fácil para todos abrirse a los demás.

    El segundo día, realizamos una reflexión sobre “20 segundos de valor” en nuestras vidas, es decir, momentos de corajes que hemos tenido que han cambiado nuestra vida ya sea, radicalmente o que nos llevase a tomar un camino distinto hacia la mejoría. También realizamos en un pequeño rollo de  papel la película de nuestra vida con el objetivo de explicar el motivo por el que llegamos a ser voluntarios y, cómo hemos llegado al ss@le. Otra actividad fue escribir en una lista 20 personas reflejando las bases de nuestra vida diaria, es decir, en quien nos apoyamos mostrándolas como nuestras personas imprescindibles. Otro ejercicio acompañado de música se hizo un pequeño juego en el que se bailaba y cuando la música paraba, se tenían que hacer pareja, mirar fijamente y escribir una característica de este. Se llevó a cabo una velada por el grupo PAC’S que trataba de una ginkana donde ponían a prueba nuestras diversas aptitudes de trabajo en equipo, valor, percepción, interpretación, etc. en las distintas pruebas pensadas por el mencionado grupo anteriormente.

    El tercer día, por un lado nos propusieron crear nuestra propia casa como símbolo de nuestra vida, “no tiene que ser grande ni tampoco la más bonita pero, tiene que ser nuestra casa” como lema de la actividad. Cada parte de la casa reflejaba algo personal de esta manera, el suelo muestran  los valores de nuestra vida en los que nos basamos, las ventanas y puertas la manera de mostrarnos a las demás personas, el techo nuestras aspiraciones, ilusiones y sueños y por último, las paredes como medio a dar a conocer nuestras experiencias que nos han hecho ser quienes somos hoy. Por otro lado, el grupo Ostarte (al cual pertenezco) pensó en otra actividad la cual fue una ginkana, en esta los participantes deberían superar distintas pruebas y desarrollar diversas características de grupo como, la comunicación, trabajo en equipo, mímica, etc. con una prueba final donde los grupos deberían improvisar una coreografía con música al azar. Este mismo día se dio la entrega de los premios a las mejores actuaciones con diversas categorías tales como, al más participativo, el mejor video, mejor foto, el más animal, el mejor baile, etc.

    Cada día que disfrutamos en el
    ss@le también se daba un tiempo para reconciliarnos con Dios, ese momento se lo dedicábamos a El mediante una pequeña oración donde realizábamos pequeñas actividades para fomentar nuestra fe y el desarrollo de nuestra confianza en nosotros mismos.

    En el  ss@le hemos compartido numerosas actividades donde hemos desarrollado un poco mas de confianza, nuestra percepción, trabajo en equipo, nuestro yo interior, mundos interiores y haciendo reflexiones sobre nuestras vidas y los que nos rodean. Es un momento muy bonito en el que nos damos un respiro para conocernos a nosotros mismos y a los demás integrantes de nuestra gran familia. Es una experiencia que cambia el modo de ver el voluntariado de manera que se pasa de una visión de trabajo a una visión de ayudar a los demás mientras nos divertimos y conocemos personas nuevas que, con el tiempo, pasan a ser integrantes de las “20 personas de la lista” mencionada anteriormente.

    También es un encuentro donde tus temores, prisas, mundo exterior, etc. quedan aislados y solo estamos nosotros compartiendo aventuras codo con codo de manera que creamos lazos y vínculos sólidos y que de esta manera, “recargamos pilas” para seguir con nuestros voluntariados y, esperemos que poco a poco  cambiemos el mundo porque nosotros somos “más entre los que menos tienen”.
    Mauricio Martinez Perez (Morris)

     

    Comprometerse con la política en Perú

    Comprometerse en la política hoy en día en nuestro país es muy difícil porque la política es considerada una actividad de corruptos, oportunistas y personas preocupadas solo por sus propios intereses; ni siquiera por los de sus partidos, ya que el sistema de elección (voto preferencial) los ha debilitado.

    Pero también la sociedad ha cambiado, y ya no es tan fácil representar a una sociedad mucho más compleja. Por otra parte, la presencia de los medios de comunicación en muchos casos sustituye la acción política, y los debates que antes eran animados por los dirigentes políticos ahora son conducidos desde la radio o la televisión. Por todo eso la gente siente una gran lejanía de la política y de los políticos, e incluso los considera prescindibles.

    Sin embargo, los laicos y laicas cristianos sabemos que ésta no es una razón para abandonar el compromiso político. Así nos lo dice la doctrina de la Iglesia: “…los fieles laicos de ningún modo pueden abdicar de la participación en la ‘política’; es decir, de la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural destinada a  promover orgánica e institucionalmente el bien común” (Exhortación del Papa Juan Pablo II: Los fieles laicos, 1988).

    Y nos lo repite la Conferencia de los obispos de América Latina en Aparecida: “Su misión propia y específica (de los laicos) se realiza en el mundo, de tal modo que con su testimonio y su actividad contribuyan a la transformación de las realidades y la creación de estructuras justas según los criterios del Evangelio… Además, tienen el deber de hacer creíble la fe que profesan mostrando autenticidad y coherencia en su conducta.” (Aparecida 210).

    Esa participación en la política puede darse de diversas maneras, según las vocaciones personales, ya que la política se entiende en dos niveles: en un sentido amplio y en otro más concreto.

    En sentido amplio de trabajo por la justicia, la política puede ejercerse desde muy diversos ámbitos, sean éstos profesionales o culturales, e incluso la Iglesia está llamada a este tipo de participación política,  porque la evangelización no puede separarse de la promoción humana o liberación. Ya lo dijo Pablo VI en su Encíclica Evangelii Nuntiandi, 30 y 31, y lo repite Aparecida: “Esta es la tarea esencial de la evangelización, que incluye la opción preferencial por los pobres, la promoción humana integral y la auténtica liberación cristiana” (A 146). La Iglesia no puede encerrarse en la sacristía. La opción preferencial por los pobres es un criterio central en este compromiso por el bien común. Es desde ellos que como cristianos miramos la realidad, ya que ellos son los preferidos de Dios y los que sufren todo tipo de carencias ante las que no podemos cerrar nuestro corazón, como repite el Papa Francisco.

    Todos somos responsables de construir una sociedad justa, cambiando la realidad existente, las estructuras injustas  que generan tanto sufrimiento, y no sólo (pero también) socorriendo a los pobres en sus necesidades urgentes:Ser discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos, en Él, tengan vida, nos lleva a asumir evangélicamente y desde la perspectiva del Reino las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación de todo ser humano, y a trabajar junto con los demás ciudadanos e instituciones en bien del ser humano. El amor de misericordia para con todos los que ven vulnerada su vida en cualquiera de sus dimensiones, como bien nos muestra el Señor en todos sus gestos de misericordia, requiere que socorramos las necesidades urgentes, al mismo tiempo que colaboremos con otros organismos o instituciones para organizar estructuras más justas en los órdenes nacionales e internacionales” (A 398).

    En sentido estricto, la política es participar en partidos políticos que buscan llegar al poder democráticamente para transformar la sociedad. Es muy importante que haya laicos y laicas que asuman esta responsabilidad específicamente política. Como lo dijo el Papa Benedicto XVI en su discurso inaugural en Aparecida y lo recoge el documento final: “Queremos llamar al sentido de responsabilidad de los laicos para que estén presentes en la vida pública, y más en concreto “en la formación de los consensos necesarios y en la oposición contra las injusticias” [DI 4].

    Aunque el impulso de cambio social viene de muchos ámbitos de la sociedad, y no es monopolio de los políticos, éstos sí tienen una tarea de representar posiciones políticas, de buscar consensos  y de ejercer la tarea de gobierno al servicio del bien común, es decir, de la justicia. Sin una articulación política los esfuerzos múltiples y creativos desde la sociedad civil permanecen dispersos y no logran incidir suficientemente en las decisiones sobre el rumbo del país.

    Es desde el gobierno que todos esos esfuerzos pueden tener una eficacia mayor en la mejora de la vida de la población. El buen gobierno, el buen uso del poder, es el primer desafío para las y los políticos, y supone preparación, recoger las aspiraciones de la sociedad, tener capacidad de proponer soluciones y de llegar a consensos que hagan posible ponerlas en práctica.

    El otro gran desafío es superar la corrupción, y aquí hay un campo que exige el testimonio de los cristianos, sin que por ello nos creamos los dueños de la ética, pues no es así. Como dice Aparecida; “Pensemos cuán necesaria es la integridad moral en los políticos. Muchos de los países latinoamericanos y caribeños, pero también en otros continentes, viven en la miseria por problemas endémicos de corrupción. Cuánta disciplina de integridad moral necesitamos, entendiendo por ella, en el sentido cristiano, el autodominio para hacer el bien, para ser servidor de la verdad y del desarrollo de nuestras tareas sin dejarnos corromper por favores, intereses y ventajas. Se necesita mucha fuerza y mucha perseverancia para conservar la honestidad que debe surgir de una nueva educación que rompa el círculo vicioso de la corrupción imperante”. (Aparecida 507).

    Son estos desafíos los que me llevan a participar en un colectivo político que tiene a su cargo en este momento el gobierno de la Municipalidad Metropolitana de Lima, donde se trata de ponerlos en práctica. 

    Cecilia Tovar:  Responsable del  equipo: Iglesia y Sociedad del Instituto Bartolomé de las Casas 

     

     

    Final de año en Valdivia

    Estas son las actividades en las que hemos estado este trimestre en Adsis Valdivia.

    Septiembre:

    – Del 18 al 21, Jornada de oración y de encuentro de Hermanos y Hermanas cèlibes de Chile, junto al Lago Caburga.

    – Actividad de Fiestas Patrias en el Voluntariado Adsis con los niños del sector Beneficencia.

    – Desayuno especial con los niños del refuerzo escolar en la parroquia de San Pìo X.

    Octubre

    – Peña  de Fiestas Patrias, “18 chico” , en la Pastoral de Educaciòn Superior, al regreso de las vacaciones. Dìa 4 de octubre

    – Eucaristìa en la Pastoral de Educaciòn Superior con motivo de la Jornada Mundial de Oración por la Paz en el mundo, especialmente en Siria, convocada por el Papa Francisco. Dìa 8.

    – Encuentro de Delegados de Latinoamérica, celebrado en Santiago del 11 al 14 de octubre. Muchos momentos de trabajo y algunos momentos de “relajo”.

    – Jornadas de Pastoral Juvenil Adsis en Santiago, con participaciòn de Hermanos, Asociados y “pres” de Temuco, Valdivia y Santiago, del 31 de octubre al 2 de noviembre.

    Noviembre:

    – Ampliado de Pastoral Diocesano, instancia bimensual de encuentro de sacerdotes, religiosos y laicos coordinadores de Departamentos Diocesanos y representantes de Movimientos, se dieron cita el dìa 5 para abordar el tema de la responsabilidad con el Medio Ambiente. Fue dirigido por Nieves Gonzàlez, Directora de la Pastoral Social Caritas de Valdivia.

    –  Firma de Convenio Obispado de Valdivia y la Universidad Santo Tomàs para la apertura de un hogar para universitarias de escasos recursos gestionado por la Pastoral de Educaciòn Superior.

     

     

     

    IX Asamblea Adsis: Un impulso en el camino.

    Cuando alguien camina por el campo atraviesa diversos parajes, unos son reconocibles y otros novedosos. Hay momentos donde uno se desorienta, otros donde confirma los pasos, otros donde duda y necesita referencias para seguir. 

    La andadura se va tejiendo de retrasos, pérdidas y encuentros; de cansancios e impulsos, de fuerza y debilidad… Así es la vida y así es la vida de Adsis.

     

    Hemos realizado durante este último año y medio una mirada a nuestro alrededor para situarnos en el camino del Espíritu recibido, que es el Carisma Adsis, y para tomar impulso en el caminar.

    En esta Asamblea ha habido tres momentos: los previos, una mirada profunda y la toma de decisiones.

    LOS PREVIOS, 

    Lo primero ha sido ponernos en sintonía con el Espíritu. Esto de Adsis no se mueve con vida propia, es una vida regalada, recibida. Es la vida del Espíritu que se da y alienta y recorre a cada uno y a cada comunidad. Por eso toda la Asamblea la hemos querido vivir desde la apertura al Espíritu, en cada oración, en cada celebración, en cada momento. O es el Espíritu Santo quien nos guía o estamos perdidos. Esto significa purificación, renuncia a intereses propios, apertura a lo nuevo, capacidad de riesgo, apuesta por los pequeños, volver a las fuentes del carisma.

    Pero el Espíritu es Espíritu encarnado, no flota en el aire, respira en las personas, vive en los pobres y los jóvenes, camina en las calles, sufre y goza con los hijos e hijas de Dios. Por eso nos pusimos a escuchar su grito en la historia, la nuestra y la de los jóvenes y pobres. Preguntar, escuchar, hacer silencio, indagar, sacar conclusiones… ¡Aquella vida reflejada en las encuestas del verano del 2012 fue luz!. Empezó el boceto, los rasgos se dibujaron con trazos gruesos… Empezaron a perfilarse nuestras  fortalezas y debilidades, los llamados del Espíritu en los gritos de los pobres, los caminos nuevos entreabiertos en el hoy…

    En el camino decidimos incluirnos todos: hermanos, asociados, Adsis Joven, también amigos. “Cuatro ojos ven más que dos”. Y además esto de Adsis no es privado (aunque jurídicamente seamos Asociación privada de fieles). Si es del Espíritu lo es para quien quiera. ¡Ah! y se sumó Rumanía,  ¡Bine ati venit!

    Incluir, sumar, aunar…ha sido una de las intenciones de la Asamblea.  Ha sido el “todo Adsis” mirando juntos, caminando juntos.

    Instantánea en la charla de Javier Vitoria (izda). A continuación, Pedro Antón y Juan Carlos Igor.

    UNA MIRADA PROFUNDA.

    Y empezó el zafarrancho. Propuestas, escritos, documentos, votaciones de comunidades, votaciones de hermanos, de asociados, Idearios (en plural, que los Asociados lo estrenan) plazos, prorrogas, comisiones, equipos, primera redacción, segunda redacción, Estatutos, Directorio, Objetivos, sondeos, elecciones…

    Menos mal que ha habido poco papel y mucha pantalla de ordenador.  Los árboles nos lo han agradecido.

    Pero detrás de todo esto estaba una mirada al hoy y al mañana. Como no podía ser menos cada uno miraba una parte de la realidad y sacaba su “foto”: ha habido fotos del pasado, futuristas, creativas, clásicas, rompedoras…

    La exposición de “fotos“ se fue centrando con la ayuda de todos, y no a todos gustaba la selección de miradas que hacía el conjunto: a algunos les parecía anclada en el pasado (parecido lenguaje, demasiado detallado el cómo vivir el carisma hoy…), a otros les parecía  un paso más largo que la pierna eso de que los asociados y asociadas participaran “tanto” en la vida y decisiones de la comunidad, otros creían que se insistía demasiado en la presencia entre los pobres y se descuidaba la presencia entre los jóvenes y la convocatoria, por contra otros hacían hincapié en la necesidad de compartir en cercanía la historia sufriente de los pobres; unos veían la necesidad de continuidad en los que estaban en el gobierno del Movimiento y otros la renovación… Algunos vivieron momentos de susto y cierto desconcierto, otros de ilusión. Esto escuchaba yo entre pasillos y se dejaba entrever en lo que contestábamos en los escritos.

    La Asamblea no trató de ser ecléctica, sino de ejercer su discernimiento en el Espíritu. Los documentos se fueron cerrando, perfilando.  Las votaciones de documentos previos y los sondeos de servicios de gobierno se fueron realizando. ¡Qué susto se llevaron algunos y algunas cuando salieron propuestos! Y después, tiempo para rezar, para poner la vida a la luz del Espíritu y decidir sobre la disponibilidad. ¡Qué bonito fue recibir todas las respuestas de los hermanos y hermanas, más largas o más cortas, pero todas con el corazón en la mano y la vida en Dios!

    TOMANDO DECISIONES

    Llegó julio del 2013. Preparativos, comisiones, acelerones,… ¡Falta esto! ¡Daros prisa en presentar la redacción…! ¿Va a caber todo en la “furgo”? …

    Cinco, cuatro, tres, dos, uno… Hacer la maleta, tomar los pasajes y ¡ya!  Madrid, saludos, encuentro, sorpresas, novedad, nostalgia, besos…los sentimientos se ponen a flor de piel.

    Cada uno de los que comenzamos este camino de la Asamblea fuimos convergiendo en la recta final. Ya no eran papeles, sino rostros, no eran palabras escritas, sino voz, no éramos Asamblea dispersa sino un cuerpo reconocible en los presentes. ¡Eh! que hubo videoconferencia e información puntual para los que no estaban presencialmente.

    Oración, oración, Eucaristía: puestos en manos del Espíritu y pidiendo la ayuda de María comenzamos la parte de las decisiones.

    Algunos de los amigos que nos conocen nos aportaron su palabra crítica y alentadora para poder elegir el camino. Gracias por vuestras palabras.

    Los documentos de los Estatutos, los Idearios y el Directorio ya casi estaban votados, quedó refrendarlos mayoritariamente. Los Objetivos Generales, como siempre, nos costaron. Menos mal que hermanos voluntarios en una noche dieron un impulso determinante.

    Las comunidades de Latinoamérica nos metieron en su realidad, su esperanza, la de los pobres… Los videos de las comunidades, la vida que transparentaban, nos acercaron su realidad. Y entre todo esto se van sucediendo las elecciones en un auténtico clima de oración, discernimiento y acogida. Los sustos previos se consolidan para algunos y algunas y todos tenemos el sentir de haber elegido según el Espíritu. Dimos nuestro agradecimiento de corazón a los que nos han servido hasta ahora y ya no continúan; y se consolida una renovación importante del gobierno del Movimiento.

    Y todo esto se fue entreverando de las celebraciones de la vida y la fe dando gracias a Jesús, pidiendo su Espíritu, reconociendo su obra entre nosotros. La Eucaristía nos sostuvo y nos unió, nos pacificó y nos empujó.  El Resucitado nos llamó desde los jóvenes y los pobres a ser comunidad presente, solidaria y convocante, más allá de las formas y los estilos, reconociendo el carisma como patrimonio de todos.

    Todo un reto.  Pedro Antón

     

    Camino de Santiago

    Este verano he hecho El camino de Santiago comenzando desde Ponferrada. Al principio, me apunté por conocer gente y vivir esa experiencia de la que todo el mundo habla, El camino de Santiago. El primer día hicimos dinámicas para relacionarnos y conocernos todos mejor. Cada uno iba diciendo por qué se había apuntado y lo que sintió al llegar al albergue.  La gran mayoría coincidimos que era para relacionarnos con más gente y tener  nuevos  amigos, una experiencia diferente. Pero también ver a otros peregrinos con el cansancio acumulado de otros días, ampollas que tardan en quitarse y sobrecargas musculares te hacia preguntar: ¿qué hago yo aquí?. Y siempre terminabas  pensando lo bien que estaría yo en casa, en la piscina, levantándome tarde y con mis amigos. Pero siempre te daban una razón por la que continuar allí.

    Según pasaban los días estabas más cansado, pero también te ibas haciendo más al grupo,  les cogías cariño. Después de todo, son muchos momentos vividos de risas, desesperación por llegar al albergue, cansancio,… 

    En los últimos días, no paraban de repetir “Venga chicos, ya queda poco” y sí, qué ganas de poder sentarte en el sofá y levantarte tarde pero qué pena tener que separarte de amigos a los que habías cogido mucho cariño en tan solo once días.

    Al final llegó ese día,  te sientes muy satisfecho contigo mismo porque durante la ruta pensabas que nunca llegarías. Durante estas semanas  aprendes a valorar mucho más las cosas. La comida, llegar  y que esté puesta; la ropa, tu cama, objetos que en tu casa ves imprescindibles. Pero allí hemos estado muy bien viviendo con cosas que guardas en una pequeña mochila. No solo hablo de las cosas materiales sino de valorar más a tus amigos, familia, catequistas u otros peregrinos con los que tenías una conversación durante un trozo de la ruta y te contaban un poco su vida. También me llamó mucho la atención cuando otros peregrinos sin conocerte de nada, españoles o de otra nacionalidad, te decían: “Buenos días, buen camino”, eso todos, y luego siempre había alguno con el que mantenías una conversación.

      Cuando me hablaban del camino de Santiago nunca imaginé que iba a crecer tanto  como persona ni llevarme amistades tan grandes como las que me he llevado, merece la pena hacerlo y animaría a todo el mundo para que tenga esta experiencia. 
       Sandra Fraile

      el saludo

      Buenos días, buen camino