¿Cómo afrontar el desafío de la Evangelización?

José Luis Pérez, iniciador del Movimiento Adsis y conocido especialista en pastoral juvenil, nos presenta en este libro: Vivimos y transmitimos en comunidad el evangelio de Jesús,  un análisis lúcido del protagonismo de las comunidades cristianas en el dinamismo evangelizador. El autor quiere compartir su experiencia y reflexión sobre las dimensiones que la comunidad cristiana debe acentuar para seguir siendo misionera del evangelio de Jesús. Para ello acoge y lee los signos de los tiempos a través de los cuales el Espíritu nos está hablando en nuestro momento actual.

Algunos de estos signos que aborda el autor en el libro son de creciente actualidad. Así lo demuestra el reciente sínodo de los obispos sobre la nueva evangelización, que ha vuelto a remarcar la importancia de las comunidades como sujetos de la nueva evangelización. En el ministerio del Papa Francisco la nueva evangelización ha recibido un nuevo impulso. El Papa con nuevas formas está anunciando la buena noticia del evangelio para todos, poniéndose a la cabeza de este deseo evangelizador y de una puesta en práctica de algo nuevo, en las formas y en el mensaje.

La tesis del libro podría ser: la comunidad está llamada a anunciar el evangelio de Jesucristo, pero para poderlo anunciar es necesario que viva ese evangelio.

El libro comienza con una introducción donde el autor recoge el impulso del Papa Francisco en orden a la nueva evangelización, desde sus signos proféticos (humildad, sencillez y cercanía) y su mensaje (la periferia está en el centro, la fraternidad, la acogida y el diálogo).

El segundo capítulo quiere volver a la fuente: a Jesús, que camina con sus discípulos, y desde sus enseñanzas y testimonio configura su corazón desde el evangelio del reino de Dios. Se presentan las características de la comunidad de Jesús que tiene como centro el Reino y como ley suprema el amor.

El tercer capítulo nos presenta la acción del Espíritu Santo en el corazón de unos discípulos resucitados por la experiencia del misterio pascual. La Iglesia fiel a los apóstoles vive y ofrece el evangelio a través de las comunidades apostólicas y unas vivencias fundamentales.

El tercer capítulo analiza el acontecimiento eclesial que ha significado para la Iglesia elConcilio Vaticano II. La Iglesia se define como Comunión, como Sacramento de Cristo. En el concilio se nos presentan algunos acentos de la comunión fraterna: es un don, una tarea y un destino.

Los restantes capítulos del libro exponen las características de la comunidad cristiana, que es peregrina por los tiempos de Dios. Una comunidad llamada a la conversión, al seguimiento, a la fidelidad y que vive el tiempo presente como tiempo de salvación. Estos capítulos intentan responder a la pregunta central del libro: el evangelio, ¿dónde se vive? La respuesta: en la comunidad cristiana. De manera que si la comunidad quiere anunciar el evangelio primero tiene que vivirlo. Solo aquello que vivimos lo podemos ofrecer.

Las dimensiones comunitarias que aborda el autor son: la comunidad fraterna, entrañable, profética, itinerante, samaritana y evangelizadora. Son aquellas características que vive la comunidad en orden a la nueva evangelización, que se desprenden de la vida de Jesús, de la acción del Espíritu en la comunidad primitiva y que ha encontrado su expresión eclesial en el Concilio, pero que necesita seguir actualizándose a los nuevos tiempos que exigen una nueva evangelización.

El libro responde a una de las urgencias pastorales más claras que tiene por delante la Iglesia: cómo afrontar el desafío de la evangelización, la cual nace del impulso del Espíritu en una comunidad fraterna que sale a los caminos y que quiere anunciar la buena noticia.

Uno de los valores principales del libro es la autoridad y la experiencia que nos transmite su autor. Su labor como profesor de Pastoral Juvenil, su acompañamiento a tantas congregaciones religiosas, su experiencia eclesial internacional y los 50 años del Movimiento de comunidades Adsis, le avalan. El Directorio General de la Catequesis ha señalado que la Catequesis es el origen, medio y destino de la Catequesis. Otra cosa es poner esto en práctica. Y es este paso de la teoría sobre la comunidad cristiana a la realidad comunitaria uno de los valores principales del libro, que no se queda en reflexiones teóricas, sino que indica caminos muy concretos para que podamos vivir y transmitir en comunidad el evangelio de Jesús.

El libro está lleno de Jesús, de evangelio, donde las características de la comunidad se presentan desde la vida de Jesús. Se trata de un libro de lectura agradable, que estimula a la reflexión y a la oración.

La tesis del libro podría ser: la comunidad está llamada a anunciar el evangelio de Jesucristo, pero para poderlo anunciar es necesario que viva ese evangelio


Periodistadigital: Ir a Artículo original

Alfredo Delgado