Cottolengo y residencia

Este verano, jóvenes de Donostia, Madrid, Valladolid y Bizkaia, voluntarios de  Fundación Adsis, disfrutamos de un campo de trabajo en Barcelona. Estábamos divididos en dos tareas distintas, ya que éramos bastantes. Algunos, iban a una residencia de ancianos y otros al Cottolengo, un hogar para gente con diversas discapacidades, dirigido por las hermanas del Padre Alegre.

En Cottolengo, trabajábamos de mañana y tarde, realizando distintas labores. La mayoría estábamos divididos en las cuatro plantas: mujeres, hombres, niños y niñas. En las dos últimas plantas viven los que tienen más dependencia y menos autonomía, a los que llaman niños no por su edad, sino por su condición y la necesidad de ser atendidos de una manera especial.

De esta manera acompañamos a los residentes, ayudando a cubrir sus necesidades básicas, como las comidas o  lavarles los dientes. Por ello, durante el día y en función de la planta, hablábamos con ellos, jugábamos a cartas, nos íbamos conociendo…y luego les dábamos de comer y cenar. En mi caso, tuve la suerte de ayudar a un niño en su rehabilitación con la fisioterapeuta, para aprender a caminar. También estuvimos trabajando en la cocina, jardín, almacenes…

Por otra parte, en la residencia de las Hermanitas de los Pobres solo aceptan a ancianos que no tienen suficiente dinero para poder pagar una asistenta en casa o una residencia privada. Este centro trabaja prácticamente de la misma manera que una residencia normal pero los ancianos no tienen que pagar nada y las Hermanitas de los Pobres consiguen lo que necesitan gracias a la Divina Providencia.

En el hogar de ancianos, de las Hermanitas de los Pobres, también trabajamos de mañana y tarde, ayudamos en todas las tareas posibles, como por ejemplo: ayudar en la cocina, ir con los ancianos a dar una vuelta por el centro de Barcelona, echar una mano a la fisioterapeuta en sus clases de gimnasia o colaborar con los ancianos con menos dependencia dándoles de comer, ya que sin nuestra ayuda no podían comer solos, por su cuenta.