Crisis humanitaria

Situarse al lado de Jesús significa cargar, como él, con la cruz. El combate por el Reino implica el riesgo de la propia vida. “Pero el que pierda su vida por mi y por la buena noticia, la salvará” Pero la cruz sitúa siempre a Cristo en el “otro lado de la historia”, entre los crucificados del mundo, entre los que siempre pierden, entre los que no cuentan… Por ello tampoco en estos momentos donde los últimos son desplazados de sus países podemos mirar a otro lado. Nos toca abrir los ojos, las puertas, los brazos…

Fuente: Quiero ver