Historias personales de fondo espiritual triunfan en los Oscars 2015

Triunfo para el cine mexicano de González Iñárritu con “Birdman”

Sorprende que la historia de una novicia “Ida” de Pawlikowski haya llegado tan alto

(Peio Sánchez).- No estamos en tiempos de grandes temas sino más bien en un momento donde las historias individuales, los relatos mínimos, aspiran a ser reconocidas como referente. Un actor en declive (mejor película y mejor director: “Birdman” y González Iñárritu), una profesora enfrentada al Altzeimer (Julianne Moore, mejor actriz principal en Still Alice)

Un científico famoso imposibilitado (Eddie Redmayne, mejor actor, en “La teoría del todo”), una novicia ante su pasado (“Ida”, mejor película), un robot bondadoso y compasivo (“Big Hero 6”), el modelo de hospitalidad y cortesía de un conserje de hotel (cuatro Oscars técnicos de “Gran Hotel Budapest”) o la historia real de Edward Snowden, el espía que surgió del frío de la vigilancia digital (“Citizenfour” premio al mejor documental).

    Triunfo para el cine mexicano de González Iñárritu con “Birdman”, la historia de un actor sumergido en una crisis de post-éxito, donde el personaje termina confundiéndose con la persona. Con una realización arriesgada, en base a planos secuencia, Iñárritu siempre interesado en fábulas sobre crisis de identidad, nos presenta este aviso para navegantes de la realidad virtual. Donde el viejo “prosopon”, el hombre de la máscara, sine buscando entre el humor y la locura su deseo de amar y ser amado.

    Sorprende que la historia de una novicia “Ida” del polaco Pawel Pawlikowski haya llegado tan alto en estos tiempos. Una historia de componente espiritual en la marca de salida. Una joven monja que tiene dudas de su vocación y cuya comunidad le invita a volver a la vida para contrastarse con su pasado y su interior. Para esta vuelta a los fundamentos le acompaña su tía, una juez comunista en crisis de naufragio. La pérdida de la inocencia original le descubre su pasado de dolor y muerte. Las experiencias básicas de amistad y sexualidad le dejan vacía. El ambiente fuera del convento más que abrir su búsqueda le asfixia. Y en el fondo, emerge la búsqueda del camino espiritual. Toda una parábola sobre la crisis de identidad social de la zona postcomunista, donde los fundamentos espirituales están al comienzo y al final.

     

    Peio Sánchez RodríguezCine Espiritual para todosSobre el Autor.