Jueves Santo. ¿Quedamos?