Reventar el sistema por las costuras

Sor Lucía Caram ha animado a los ciudadanos a «reventar el sistema por las costuras» para acabar con la indignación, y cambiar la realidad social desde la «corresponsabilidad». La religiosa ha participado en la II jornada de Voluntariado social emeritense que organiza la Plataforma del Voluntariado de Mérida. La monja ha asegurado que la política es demasiado importante como para dejarla sólo en manos de los políticos..

(EP/Hoy/InfoCatólica) Asimismo, ha abogado por crear alternativa y caminar hacia una banca ética y una economía responsable, con acciones como evitar la manipulación de los grandes capitales y trabajar por un sistema cohesionado donde los ciudadanos sean capaces de compartir y hacer críticas al sistema.

Boicot a multinacionales y ciertos bancos

En este sentido, la conocida como monja tuitera se ha mostrado partidaria de «no consumir» productos de aquellas multinacionales en las que se sabe que tienen «mejor precio» porque sus artículos son «fruto de la explotación infantil».

De igual forma, ha apostado por no invertir el dinero en aquellas entidades bancarias que han hecho preferentes o que están desahuciando a la genteporque la corrupción ha llegado a unos estadios donde la realidad supera la ficción.

Monja ecologista

«No se puede hacer un consumo infinito de unos bienes que son finitos, no es legítimo destrozar la tierra de forma voraz y no cuidarla», ha dicho Caram.

En esta línea, ha señalado que los ciudadanos deben elegir cual tiene que ser su estilo de vida, qué es lo que quieren consumir o cómo quieren vivir.

Durante su intervención este jueves en rueda de prensa con motivo de su participación en la II jornada de Voluntariado social emeritense que organiza la Plataforma del Voluntariado de Mérida, sor Lucía Caram ha señalado que la crisis ha puesto al límite a la sociedad, pero que también ha despertado a muchas personas, porque han visto vulnerados sus derechos, porque han perdido su trabajo o porque «ha sido expulsados del sistema».

Por ello, ha animado a la sociedad a «practicar esa indignación desde la corresponsabilidad» porque hay que empezar a llenar la botella y porque la política es demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos. «El cambio no vendrá por aquellos que nos han llevado a esta situación», ha remarcado.

Fuente: Info Católica