¿Te has fijado con cuánto esfuerzo trabaja el sembrador?