Un simple acto de caridad, crea una espiral sin fin