Una de Ecología. Para reducir el volumen de basura… y ayudar al planeta

Buenos hábitos al comprar

La publicidad nos bombardea con nuevos bienes de consumo que facilitan nuestra vida, pero que terminan siendo un gasto inútil y ocupando un espacio en casa o en el cubo de la basura…

  • Reduce el consumo de productos de “Usar y Tirar” y elige siempre alternativas de cristal, cerámica o tela que servirán para posteriores usos amortizando la compra y disminuyendo el volumen de nuestra basura.
  • Reduce el número de envoltorios inútiles de los productos que compras: comprando la fruta y verdura al peso, litros de zumo para rellenar botellas más pequeñas en vez de envases individuales, bollería en pastelerías, ya que será más reciente y la compramos al peso sin envoltorio individual (en caso necesario lo pondremos nosotros de forma más controlada). Es más barato y ganamos en calidad (tanto en los productos como de vida).
  • Utiliza productos concentrados o al por mayor, ya que en ambos casos ahorras en envases y es más rentable.
  • Procura llevar tu propia bolsa al mercado, evitando las bolsas de plástico. Si son pocos productos puedes incluso llevarlos en mano, sin envases, disminuyendo la basura.
  • Si se compra en una gran superficie, llevar una lista confeccionada de lo que nos hace falta, ya que estos centros están diseñados para aumentar hasta en un 50% nuestras compras.
  • Si utilizas tu propia taza o vaso en el trabajo, evitarás los vasos de usar y tirar, por lo que la cantidad de basura será menor.

Reutilizar

Mientras más uso le demos a los productos que compramos y más reutilicemos, menos basura tiramos y menos compras tendremos que hacer. Lo que hacemos por el medio ambientea corto o largo plazo también repercute en mejoras para nuestro bolsillo…

Al utilizar papel para escribir, utiliza ambas caras de la hoja antes de tirarla definitivamente. Puede servir para notas, borradores, apuntes, dibujar, etc. Además el papel viejo puede servirte para envoltorios…

¿Te has cansado de tus juegos o has crecido demasiado para jugar con ellos? No tires tus juguetes porque puedes regalarlos a asociaciones de caridad o similares que vuelvan a aprovecharlos…. Sus pilas son lo más contaminante; procura darles el mejor final.

La ropa que se te ha quedado pequeña, no te gusta o se rompió, puede que le sirva a alguien. Puedes regalarla a asociaciones que la recogen o tirarla en su correspondiente contenedor si tienes esa posibilidad (los grandes y amarillos de HUMANA). También puedes aprovechar parte de esta ropa para trapos viejos o para otros fines que se te ocurran….Carnavales??

Arreglar los electrodomésticos en lugar de tirarlos a la primera avería.

Si tienes bolsas de plástico, intenta usarlas varias veces o como bolsa de basura.

Compra pilas recargables y no tires nunca pilas a la basura sino a su contenedor correspondiente debido a su alto poder contaminante.

Pon un toque artístico en tu vida: ciertos envases pueden dar lugar a objetos muy decorativos y útiles a su vez: bandejas de poliespan como fondos de tiestos, floreros con briks, botellas, etc.

Productos a evitar

Existen componentes contaminantes en los productos que compramos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud, bien por su contaminación en los procesos tanto de producción como de eliminación o bien por su deterioro o reacciones durante su consumo, por lo que conviene informarse e incluso evitar su compra…

  • Productos que funcionen con pilas…siempre que existan alternativas.
  • Algunos tipos de plástico, principalmente el PVC. Esta clase de plástico es muy resistente a casi todo pero su producción es muy contaminante y posteriormente en su eliminación es muy problemática. Además en su uso existen riesgos de intoxicaciones. Por ello, algunos países europeos como Alemania lo prohibieron totalmente. Otro plástico poco recomendable es el Poliestireno, usado en forma de bandeja o en platos, vasos o como protector de productos…innecesario y contaminante.
  • Aerosoles y sprays. Aunque en el envase se diga que no son dañinos, si no llevan un símbolo oficial que así lo certifique no hay un control de que la empresa cumpla lo que diga la etiqueta. Existen alternativas sin sustancias nocivas para el medio ambiente como vaporizadores, brochas, roll-on o cremas, etc.
  • Los seres vivos no deberían constituir un tráfico ilegal; no contribuyas a empobrecer la riqueza biológica de otros países ni a la extinción de especies exóticas. No compres o aceptes productos realizados con materiales de especies en extinción o exóticas: marfil, coral, pieles, carey, tortuga, carne de delfín o ballena… Tampoco los tengas en cautividad: aves, reptiles y peces exóticos.
  • Si puedes, evita los productos de usar y tirar para no aumentar la problemática de eliminación de la cada vez mayor cantidad de basura: pañuelos, vasos, platos, cubiertos, cámaras de fotos, etc.

Productos a sustituir

Existe una parte de la basura doméstica que constituye Residuos Peligrosos, los cuales necesitan un tratamiento especial y no pueden ir con el resto de la basura. Estos productos son tóxicos o peligrosos tanto en su utilización como posteriormente. Se deben llevar a puntos de recogida específicos, los “Puntos Limpios“, pero preferible a esto sería sustituirlos por alternativas menos dañinas…

  • Para limpiar el horno, puedes utilizar una solución de bicarbonato sódico como sustituto de los cáusticos. Aun así, si algo se derrama en el horno cúbrelo con sal, será más fácil de limpiar cuando el horno se enfríe.
  • Barnices ecológicos: se mezcla aceite de linaza (tiendas de bricolaje o droguería) y pigmentos de color. Si aumentas la proporción de pigmento a la mezcla se consigue pintura al óleo cubriente. Es lento al secarse pero no tóxico.
  • Las fibras sintéticas huelen con más rapidez que las naturales y duran menos.
  • Las macetas de albahaca en la ventana alejan a las moscas, tan eficaz como un insecticida. Una bolsa transparente con agua aleja a las moscas. Usa telas mosquiteras, son muy útiles.
  • Se pueden evitar los ambientadores químicos sustituyéndolos por esencias de plantas aromáticas: lavanda, hojas de menta, etc.
  • El mejor desodorante: zumo de limón. El medio ácido acaba con las bacterias causantes del olor.
  • Prepara tu propio abrillantador de muebles mezclando el zumo de un limón con el doble de aceite. El limón solo sirve para abrillantar metales como el bronce y el cobre.
  • Limita el uso de detergentes, usando jabón casero. Se hace a base de aceite frito o usado de cocinar, sosa y agua. Reutilizas el aceite, da mejores resultados en el lavado y ahorras en la compra. El amoniaco es un excelente desengrasante.
  • Evita elegir maderas duras tropicales como caoba o teca. Elige blandas autóctonas como el pino, de rápido crecimiento, o duras pero autóctonas: haya, olmo, roble.
  • Evita los muebles con gomaespuma sin tratar contra el fuego, así como el PVC.

Fuente: Eco-consejos de Asociación Reforesta (de Madrid)

Seleccionado por:

Pedro JiménezAdsis